domingo, 1 de abril de 2012

BOCETOS: Ángela

BOCETOS: Ángela

(Este relato contiene escenas algo más fuertes de lo normal y va enlazado al capítulo XIII: Un Ángel Caído de la 2ª Temporada. Está narrado en primera persona por la protagonista de esta historia)

-          Antes que nada, quiero que sepas qué lo que voy a decirte no lo sabe nadie más en la Compañía, y te pido perdón si al hacerlo pongo en peligro tu seguridad (más de lo que ya lo has hecho tú), pero estás a punto de cometer un error y debes saber a lo que te enfrentas. Eres de las pocas personas que conocen su existencia y que siguen vivas, y a partir de ahora ellos no van a dejar de observarte y probar de lo que eres capaz de hacer antes de que te atrapen.

-          Ángela ya sé lo que son, no pienso caer en sus juegos – dijo, segura de sus palabras. Ignorando lo mucho que se escapaba de su entendimiento y de lo que eran capaces esos seres de hacer para llevarla a su terreno.


-          Aun no sabes ni la mitad – contesté sentándome a su lado - y sé que si juegas con la ventaja de conocer el lado más oscuro y cruel de ese mundo, antes de que su atracción sea demasiado fuerte y te arrastre hasta ellos, quizás pueda conseguir que cambies de opinión con respecto a volver a ese lugar a buscarlo. O al menos eso espero…

-          Entonces habla, dime todo lo que sepas, por favor – me pidió – y no guardes ningún detalle porque cada vez estoy más perdida.

Empezar a hablar de ello fue doloroso, pero cuando las primeras palabras salieron de mis labios todo se volvió más sencillo. 



Comencé a hablar de mí como hasta ahora nunca había hecho, hablando de mi pasado en Francia, de la familia que apenas conocí y de mi madre Aline, que deseaba ser una actriz famosa y viajó a Bridgeport junto a su pareja para cumplir su sueño.

Hablé de nuestra vida en Bridgeport y también de mis hermanas, a las que no nombraba desde hacía años por miedo a revivir el pasado. Pero era necesario que las conociese, era importante que supiese lo mucho que las quería, que me importaban…y lo duro que fue perderlas y saber que fue mi culpa que ellas ya no estuviesen aquí conmigo. Que acabasen pagando por mis errores.

-          Antes de viajar a Italia rogué a mi madre que viniese conmigo, que trajese a mis hermanas y se alejase de su marido. La relación con él era cada día más difícil, y aunque nunca la tocaba en nuestra presencia, las tres sabíamos que había empezado a golpearla. Lo supimos porque a veces tenía marcas que trataba de ocultarnos, y porque cada vez que sacábamos el tema se ponía hecha una furia con nosotras.


-          Por aquel entonces yo tenía diecinueve años y mis hermanas trece. La menor era muy inocente, o eso parecía, ya que nunca hablaba de estos temas y trataba de pensar en cosas típicas de chicas de su edad. En cambio mi otra hermana…ella sabía más que ninguna y era de las tres la que más se preocupaba por nuestra madre, odiaba a su padre incluso más que yo. Pero nunca le dijo nada, simplemente se dedicaba a lanzarle miradas fulminantes que acababan haciendo que saliese hecho una furia de casa con el rabo entre las piernas. Lo malo es que cuando ella no estaba lo pagaba con nuestra madre, ya que decía que era la culpable de que sus hijas se comportasen de esa forma y le tratasen como un monstruo.


-          El caso es que cuando tuve la oportunidad de irme de esa casa, liberarme aunque fuese por unos años de aquella vida que tan poco me gustaba, apenas dudé y si lo hice fue por mis hermanas. Ellas no tenían la culpa del destino que nuestra madre había elegido para nosotras, ellas no merecían tener que aguantar sus errores y no era justo que yo fuese la única que disfrutase de esa libertad. Pero Aline no permitió que me las llevase, ni tampoco quiso acompañarnos. Y yo salí de casa hecha una furia y me prometí a mí misma no mirar atrás, dedicarme a mis estudios en cuerpo y alma y poder volver cuanto antes para darles por fin la vida que merecían.


-          Pero por desgracia, que yo abandonase el hogar fue el detonante que acabó por destruir el débil hilo que mantenía a mi madre con vida. No es que me culpe de su muerte, pues el único culpable fue aquel que la golpeó más de la cuenta en una de sus borracheras, pero si que me siento responsable de haberla dejado sola en esos momentos tan duros, cargando con la responsabilidad de mantener a mis hermanas cuando nunca estuvo preparada para ello.


-          Cuando supe lo que había pasado abandoné mis estudios y cogí el primer vuelo que encontré hasta Bridgeport, y gracias a la ayuda de mi padre y su dinero pude alquilar un piso y llevar a mis hermanas conmigo. Si te preguntas que fue de Robert, te diré que no murió hasta años después de lo ocurrido, y lo hizo a causa de una paliza que debió de darle algún matón en la cárcel ¿irónico verdad? El más fuerte siempre acaba con el débil, y él tuvo su merecido muriendo de la misma forma que mi madre.


Alice guardó silencio, pero no el di tiempo a digerir esa parte de la historia. Eso no era lo que quería que entendiese. Aquello no tenía nada que ver con los vampiros. Por desgracia sólo implicaba a los humanos, lo cual lo hacía aun más triste…pero innecesario en ese momento.

-          Yo me quedé al cargo de mis hermanas, y al ser mayor de edad no tuve ningún problema legalmente gracias también a la ayuda de mi padre. Contar con su apoyo fue decisivo para seguir adelante, y aunque él siempre estaba ocupado con su trabajo y su familia (tenía esposa e hijos en Italia), de vez en cuando venía a casa a comprobar que todo andaba bien.


-          Carol, la pequeña, por aquel entonces soñaba con ser actriz y Chloe siempre estaba en su mundo, por mucho que le preguntase era difícil saber a qué aspiraba. A veces parecía que  sólo le importaba estar cerca de su hermana y que mientras ella estuviese bien estaría conforme. Pero era una chica con un carácter difícil, y solía meterse en líos que temía que acabasen por salpicar también a nuestra hermana pequeña.


-          Es irónico pararme a pensar ahora en la de broncas que le eché recriminándole algo que no tardaría yo en hacer, siendo tan responsable y madura como creía que era. Y más curioso saber que el culpable de aquello fue un hombre, del que me enamoré ciegamente al igual que lo hizo mi madre en su día…Toda mi vida intentando aprender de los errores de Aline para acabar cayendo en lo mismo, hay que joderse.

-          Uno no elige de quién se enamora, Ángela.

-          Pero si es libre de decidir si debe o no estar con esa persona. Y eso es lo que quiero que entiendas. El amor no es suficiente, y mucho menos cuando este amenaza a tu seguridad y la de las personas que te rodean. Es entonces cuando te das cuenta de que éste no era más que una simple ilusión y que la realidad es completamente distinta.

Intentó decir algo, pero le rogué que guardara silencio. No porque no quisiera entrar en un debate sobre ello, sino porque si no seguía hablando cuando tenía el valor para hacerlo no sabría si podía terminar mi historia. Y necesitaba hacerlo.

-          En Bridgeport continué con mis estudios mientras mis hermanas iban al instituto, y entre las tres fuimos manteniéndonos como podíamos. A veces Chloe traía dinero a casa, pero nunca me decía de donde procedía. “No preguntes”, era una de sus frases favoritas.


-          Carol en cambio gastaba más de lo que podíamos permitirnos, pero era incapaz de recriminarle nada. Tratar de actuar como cualquier chica normal de su edad, gastarse el dinero en ropa, salir con sus amigas y chicos de su edad y todo lo demás era su modo de salir adelante, de olvidarse de todo lo malo que había ocurrido en nuestras vidas. Y yo no podía arrebatarle también eso.

-          Tuvieron mucha suerte de tener una hermana como tú – dijo Alice, pero yo dudaba que fuese así y seguí relatando mi historia sin hacer comentario alguno sobre ello.

-          El primer año en la universidad de Bridge pasó bastante rápido, iba a clases por las mañanas y por las tardes alternaba trabajando o estudiando sin hacer mucha vida social salvo con mis hermanas y algún que otro lío pasajero.


-          En esa época fue cuando le conocí…se llamaba Valen y también estudiaba la carrera cinematográfica para llegar a ser un día director. Lo cierto es que no reparé demasiado en él en un principio, era uno de esos chicos que parecen algo raritos y retraídos, que no tratan con nadie salvo como mucho para pedir los apuntes del día anterior. Y yo era la típica chica que se volvía loca cuando veía al malote de turno con su chupa de cuero y su melena al viento.


-          Valen no entraba dentro de ese saco, de hecho era todo lo contrario, pero aun así me fijé en él y aun me arrepiento por ello. Era muy especial, tenía una mente privilegiada y una imaginación desbordante. Poco a poco me di cuenta de todo lo que teníamos en común y lo mucho que podía aprender a su lado. Me encantaba leer sus guiones y escuchar de sus labios todos los sueños que tenía sobre el futuro.

>>Era de éstas personas que siempre tienen un gran proyecto en mente, pero que por desgracia se aburren demasiado rápido de las cosas. Valoraba muy poco sus ideas y la desechaba con demasiada celeridad, por brillantes que éstas fuesen.


-          Pero a pesar de lo mucho que me gustaba estar con él, y de saber que sentía por mí algo más que amistad, en cuanto vi que buscaba un acercamiento más directo admito que fui bastante borde con él al darle calabazas. Puse mil excusas para no ir más allá, pero no fui lo suficientemente sincera, y actué como una idiota alejándome de él para evitar momentos tensos entre nosotros. Y durante meses estuvimos muy distanciados.

>>Admito que le hice bastante daño, no sólo a él, sino también a su carrera. Empezó a faltar a clases cada vez con más frecuencia, hasta el punto de sólo aparecer para los exámenes, y finalmente ni eso. Dejó la Universidad y desapareció de mi vida, y yo no di demasiada importancia a su falta a pesar de echar de menos su amistad. Estaba demasiado preocupada por el futuro de mis hermanas, demasiado centrada en mi carrera, y demasiado colada por el motero de turno que me hacía mojar las bragas cada vez que curvaba los labios en una sonrisa.


Alice hizo una cómica mueca al escucharme y se puso bastante colorada, pero no hizo ningún comentario al respecto y yo continué hablando de Valen, temiendo la llegada del momento más difícil de la historia.

-          El tercer año de carrera, cuando tenía veintidós y mis hermanas estaban a punto de cumplir los dieciséis, tuve que matricularme en el turno de noche por temas de trabajo y volvimos a encontrarnos. Pero no era el Valen que conocía el que vi ante mí aquel primer día de clase, sino alguien muy distinto que al principio confundí con otra persona.


-          Físicamente había cambiado bastante, donde antes sólo había hueso ahora se veía el tímido asomo de unos abdominales y bíceps que parecía haber cultivado con bastante empeño en ese último año. Su estilo no había cambiado demasiado, seguía luciendo el aspecto desgreñado de siempre, pero había algo en él que le hacía distinto, un toque oscuro que antes no tenía. Su piel era mucho más pálida que de costumbre y parecía más cuidada que nunca, de hecho brillaba de una forma irreal bajo las luces del techo, como si hubiesen pulido la superficie de ésta y le hubiesen dado una capa de barniz transparente. Y entre tanta delicadeza la cicatriz de su frente lucía más marcada que nunca, dándole cierto aspecto de chico duro. Llevaba una perilla mal afeitada y un peinado que al principio me pareció algo absurdo, pero al que poco a poco le fui cogiendo el gusto.


-          Pero no sólo era el físico lo que había cambiado de Valen, era él en conjunto. Sus movimientos, su forma de actuar, de hablar. La falta de confianza en sí mismo había dejado paso a una soberbia que antes no tenía, su timidez se convirtió en descaro, y su prudencia en impulsividad. El chico retraído que conocí había dejado de existir y en su lugar había quedado un atractivo muchacho que atraía a todas las personas con su magnética personalidad y con sus ideas, más disparatadas y geniales que nunca. Todas las virtudes que me atraían de él parecían haberse intensificado en esos últimos meses, y no tardé en caer rendida a sus nuevos encantos como una imbécil.


-          Pero él no tenía ninguna intención de ponérmelo fácil, era una persona bastante rencorosa y por aquel entonces pensaba que merecía su desprecio por cómo le había tratado. Tan sólo podía pensar en el sonido de su voz, en su manera de moverse y sus miradas furtivas cuando intentaba restregarme sus nuevas conquistas y besaba a otra chica simplemente para ver cómo reaccionaba.

>>Y cuanto más me despreciaba más atraída me sentía, cuanto más daño me hacía más cerca estaba de caer en sus garras, sintiéndome cada vez más estúpida por ello y más parecida a mi madre. Pero Valen no era como Robert, me repetía una y otra vez, era buena persona y sólo estaba algo resentido…


-          Me equivoqué, y para cuando quise darme cuenta era ya demasiado tarde. ¿Pero cómo podía imaginar que aquel chico tan tímido e inofensivo acabaría convirtiéndose en un monstruo? ¿Cómo iba a saber lo que era y el motivo por el que me sentía tan atraída?

-          ¿Era un vampiro? – preguntó Alice.

-          No cuando le conocí, pero sí cuando volvimos a encontrarnos.

-          ¿Y te enamoraste de él por serlo?

-          Estúpido ¿verdad?

-          No lo sé…lo cierto es que resultan fascinantes (a su manera) - contestó pensando vagamente en la idea – y son bellos, demasiado. Pero quizás sea su capacidad para colarse en nuestra cabeza lo que les haga irresistibles, ese poder que tienen para manipular a las personas. Seguro que le miraste a los ojos y entonces…


-          No lo sé. El caso es que me enamoré del chico malo y peligroso, del vampiro. Y no de la persona amable y divertida que fue antes. Cometí el error de pensar que podría sentir lo mismo por mí que cuando era humano, pero ya no lo era, y por lo tanto no podía sentir como uno.

-          ¿Te rechazó?

-          Ojalá – contesté con una triste sonrisa – ojalá me hubiese rechazado y partido el corazón en mil pedazos.

-          ¿Qué pasó?

-          Lo que tuvo que pasar…



-         Dejó de atormentarme con su indiferencia. Y yo me volqué en él hasta el punto de obsesionarme con la idea de perderlo. Odiaba que se acercasen otras chicas a él, me volví celosa y posesiva hasta un punto enfermizo, y él disfrutaba viendo como dependía de esa manera de su afecto.

-          ¿Disfrutaba poniéndote celosa?

-          Eso era lo de menos, realmente no daba muestras de interesarse por las demás. Pero le gustaba jugar con ellas para provocar mis celos, atraerlas para después rechazarlas delante de mí. Juraba que era fiel y yo le creía siempre, a pesar de luego desconfiar de él cuando no estaba conmigo. Pero como te digo, esto no era nada distinto a lo que podría haberme pasado con cualquier otro chico humano, carece de importancia. Lo importante y que quiero que entiendas es que una vez dentro de ese mundo es muy difícil abandonarlo, son como una droga para los humanos. Y si logras salir como yo lo hice en su día ya nada será lo mismo.


Observé mis brazos, las finas venas que recorrían mis muñecas bombeando sin cesar la sangre que un día alimentó a Valen, aquellos conductos que seguían portando la sangre de aquel horrible ser que me lo arrebató todo. Y tuve que hacer acopio de todo mi valor para seguir hablando de él sin dejarme llevar por el dolor y la rabia.

-          Como te decía…- continué relatando – Valen era fascinante, y cada palabra suya era una fuente de inspiración para mí. Hicimos muchos planes juntos, discutimos sobre ideas que nunca llegaban a materializarse porque la atracción física que ejercían nuestros cuerpos era insaciable y siempre acabábamos en la cama antes que haciendo cosas productivas. Fue una época muy buena para mi educación sexual, pero nefasta para mis estudios. Por no hablar de mis responsabilidades dentro de casa.


-          Cada día pasaba menos tiempo con mis hermanas, y estaban más descontroladas que nunca. Carol había empezado a salir con chicos que no le convenían nada (debemos de llevarlo en la sangre) y no paraba de pelear con su hermana. Pero la que más me preocupaba era Chloe, a la que terminaron expulsando del instituto por darle una paliza a un chico de su clase. Solía meterse en peleas de las que me sorprendía que saliese viva, y verse con hombres maduros a escondidas.

-          Carol me advertía sobre lo que hacía pero no solía tomarme muy enserio sus historias, tenía mucha imaginación y no era la primera vez que inventaba cosas sobre su hermana cuando se enfadaba con ella por pegarle palizas a sus novietes. Ahora me arrepiento de no haberle escuchado…debería haberme preocupado más por mis hermanas en aquella época.


>>Pero como he dicho, yo estaba demasiado centrada en mi relación con Valen. Estuvimos cerca de seis meses juntos antes de que me confesara en lo que se había convertido, y si lo hizo fue porque yo empecé a sospechar de sus extrañas manías. Nunca se quedaba a dormir en casa, y a cierta hora se separaba de mí con demasiada premura, por no hablar de que era imposible verlo en horas de luz solar.


-          Tampoco comía nada en mi presencia, y las veces que intenté invitarle a cenar siempre tenía una excusa para rechazar mi ofrecimiento. Empecé a sospechar al verlo tan delgado de que sufría algún tipo de desorden alimenticio. Y me preocupaba mucho su salud, así que empecé a vigilarlo más de cerca y en parte le obligué a comer delante de mí.



-          Un día le preparé uno de sus platos favoritos y no le dejé levantarse de la silla hasta que se tomó la mitad del plato.

-          ¿Pueden comer comida normal?

-          No, pero yo no lo sabía…y a los pocos minutos lo tuve encerrado en el baño vomitando la comida que con tanto cariño había preparado para él. Me sentí fatal, estaba claro que estaba enfermo, y yo quería ayudarle a superar aquello juntos.



-          Pero él me tranquilizó diciéndome que estaba bien. Daba igual lo ridículas que fuesen sus excusas, yo siempre creía sus palabras.

-          Te controlaba mentalmente…

-          Así es. Pero eso no evitó que un día le siguiese para comprobar lo que hacía todas las noches cada vez que se separaba de mí. ¿Imaginas donde llegué aquella noche?

Alice tragó saliva, y asintió con cierto temor.

-          Al Darkness…


-          Así es. Lo primero que pensé fue “menudo cabronazo”, me deja dormir sola para irse de juerga con estas pelandruscas. Supongo que ya has visto a las vampiresas del Darkness, y en general a todas las mujeres que acuden a ese local. Y hombres…

-          Si, parecen de otro mundo – contestó con sinceridad.

-          Y allí le vi alimentarse por primera vez de una humana. Una de tantas chicas que andaban detrás de él desde su “metamorfosis”. ¿Has visto alguna vez el “abrazo” de un vampiro?


-          S-si…- su inseguridad dejaba claro que había hecho algo más que ver, había miedo en su mirada. Estaba claro porque.

-          ¿Lo has sentido, verdad?

Movió la cabeza afirmativamente, y me contó brevemente el ataque que sufrió cuando trabajaba como camarera, y como alguien le había salvado antes de que Janne y los demás le encontrasen.

-          Entonces entiendes mejor que nadie de lo que hablo, y te imaginarás lo que sentí cuando lo vi enganchado como una garrapata al cuello de esa mujer.

-          ¿Cómo reaccionaste?


-          Mejor de lo que esperaba, me fui de allí corriendo sin decirle nada y sin montar un espectáculo. Estaba acojonada. Pero ellos ya se habían dado cuenta de mi presencia, los suyos sabían que yo existía y que había visto alimentarse a una persona de la sangre de otra.

-          ¿Y no te detuvieron?

-          No, pero habría sido muy fácil hacerlo ¿no crees?

-          Y seguro para ellos, podían haberte borrado esos recuerdos.

Suspiré encogiéndome de hombros.

-          Los vampiros son retorcidos y taimados, adoran jugar con nuestros sentimientos Alice. ¿Por qué crees que te dejaron marchar y recuerdas todo lo que has visto? ¿Crees que piensan dejarlo estar?


Su gesto atemorizado fue suficiente respuesta, era el momento de terminar de contar lo ocurrido, de llegar al punto que quería que conociese para abrirle los ojos.

-          La noche siguiente, Valen volvió a mi casa. Le habían advertido que me habían visto en el Darkness mientras él se despachaba a gusto con una humana y ahora querían “conocerme mejor”. Me confesó lo que era, y me prometió que cuando se alimentaba de humanas no sentía nada por ellas, que lo hacía para sobrevivir y que él no tenía la culpa de ser lo que era. Me contó una descabellada historia sobre su conversión que me creí al instante, y me prometió que nunca había matado ni dañado a ningún humano, que sabía mantener el control y que si quería podía demostrármelo…que lo que más deseaba era que yo aceptase su condición y le amase igualmente.


-          Me dijo que tenía miedo de perderme, que sabía que era un monstruo y miles de mentiras más que terminaron por convencerme de que él sólo era una víctima en aquella historia y que podíamos vivir con ello.

>>Y yo le amé más si cabe después de escuchar su verdad, y me sentí irremediablemente atraída por ese lado peligroso y oscuro que le envolvía.


-          Le ofrecí mi sangre, y le dije que podría tomarla siempre que quisiera pero que no quería verle jamás alimentarse de otras mujeres. Él aceptó, y después de alimentarse siempre me pedía que yo misma probase su sangre para experimentar junto a él un grado de unión que superaba cualquier vínculo creado por el hombre. No hay palabras para describir aquella unión, y por el amor de Dios Alice…si algún día recibes una oferta como esa recházala enseguida, porque no sabes lo que es capaz de hacer la sangre de un ser maldito como ese en tus venas.

La sombra de la preocupación nubló su mirada, fija en mis ojos.


-          Cuanta más sangre inmortal consumas mayor será el poder que éste ejerza sobre ti, tanto mentalmente como físicamente – le expliqué - Serás capaz de hacer cualquier cosa por ellos, y te estoy hablando muy en serio…podrías saltar al abismo si ellos te lo pidiesen y darle las gracias por la idea si es que sobrevives (que lo dudo).

-          Ufff…

-          Tenemos una visión muy romántica sobre éstos seres. Capacidad de regeneración, un placer exquisito e inexplicable al sentir su sangre en nuestro interior, la sensación de poder hacer cualquier cosa. Pero esto es sólo el modo que ellos tienen de hacer atractiva la unión de un vampiro y un humano ¿crees que si no fuese así aceptaríamos probar la sangre de otra persona? – pregunté con una mueca de asco.


-          Cuanta más sangre de vampiro consumas más fácil será para éste encontrarte y controlar tus emociones, algunos incluso tienen el poder de leer tu mente, meterse en tus sueños, modificar tus recuerdos…borrarlos…

-          Joder Ángela...¿Valen hizo algo de eso contigo?

-          Aparte de engañarme como una imbécil y controlarme…no que yo sepa, al menos al principio, ya que no le di motivos para ello.

-          ¿Y después?

-          Ahora lo sabrás – contesté poniéndome en pie.


Seguí hablando dando vueltas por el cuarto, incapaz de mantenerme quieta mientras lo hacía.

-          Como te dije, quisieron que yo acudiese al Darkness, pero al principio me negué. Éste fue el principal motivo por el que Valen me dio su sangre, para controlarme. Pero yo no lo sabía, y finalmente acepté ir con él a ese horrible club.


-          Las primeras semanas pasaron bastante rápido, de hecho descubrí que me ponía muchísimo la idea de acudir a ese lugar, de ver a otros seres como Valen alimentarse de humanos que parecían disfrutar tanto como yo de su abrazo. Me daban a probar esa repugnante bebida hecha con sangre de hada y oro negro, y me pasaba el día flipando y en celo.

-          ¿S-sangre d-de…? – no pudo terminar la frase, sus ojos verdes estaban a punto de salir de sus órbitas.

-          No me digas que la has probado…

Negué con la cabeza varias veces al ver su silenciosa afirmación.

-          Sangre de hada, sí. Y mejor ni preguntes que es el oro negro, sólo te diré que procede de un tipo de demonios que se dedican a esclavizar y abusar de sus víctimas hasta matarlas de placer.


Estuvo a punto de echar la pota, se puso tan pálida que por un segundo pensé que se desmayaría ahí mismo. ¿Quién le mandaba probar una bebida con ese nombre? Aunque yo no era nadie para hablar así que no dije nada y continué con mi historia.

-          Terminé haciendo lo que ellos querían, actuando como cualquier humano enganchado a ese club, y Valen me tenía literalmente comiendo de su mano. Pero éste se cansó pronto de esas cosas tan “comunes y corrientes”, como él decía. Quería experimentar su nueva condición y dar vida a las muchas historias que durante su mortalidad sólo podían ocupar un lugar en su imaginación. Ahora todo eso era real…cada día hacía descubrimientos sobre ese mundo que incluso entre vampiros estaban vetados. Quería saber, y quería dar a conocer al mundo esos conocimientos de algún modo.

>>¿Y qué mejor modo que documentando toda la verdad sobre los vampiros en una película en la que él mismo sería el director?

-          Madre mía… ¿estás hablando en serio? ¿hizo una película sobre ello?

Mi voz fue perdiendo fuerza a medida que hablaba.


-          Yo no lo sabía…pero digamos que…yo fui su protagonista.

-          ¿C-cómo…?

-          No sé bien cómo sucedió…sólo sé que un día…apareció entre los archivos de mi ordenador una carpeta que en mi vida había visto, no era mía. Pero tenía mi nombre junto a su título “El Ángel Caído”. Dentro había un montón de vídeos en los que yo salía…no sólo de cuando salíamos, sino de mucho antes de ello, incluso antes de conocerle. Cuando aun era mortal…


-          ¿Cómo es posible?

-          Su obra maestra, la llamaba. La película que le llevaría a la cima. Nunca me habló de ella, tan sólo de vagas ideas que nunca me hicieron sospechar lo que pretendía realmente…

-          Pero entonces…si la empezó antes de ser un vampiro…¿cómo pudo saber que después le convertirían?


-          No lo sé, no tengo ni idea…ni siquiera sé si estaba sólo en todo eso. Sólo sé que quedé completamente destrozada, aterrorizada al ver mi vida a través del objetivo de su cámara, la vida de mis hermanas…a las que se había dedicado a observar también a escondidas. Vi a Chloe liándose con uno de los profesores de su instituto, un cerdo asqueroso que se la llevó en coche a un descampado para…


No podía hablar de ello, me arrepentí enseguida de hacerlo. Los actos de ese aprovechado y mi hermana no tenían nada que ver con los vampiros, ella era una cría por aquel entonces, no sabía lo que hacía.

-          Ángela tranquila…- tomó mis manos entre las suyas y me sorprendí aferrándolas con fuerza, agradecida por tenerlas como apoyo en esos momentos tan duros.

-          Perdóname Chloe…perdóname Carol por no haberte escuchado cuando tuve la oportunidad – les pedí en voz alta.

-          Ángela…no tienes que seguir haciéndolo si no estas preparada, entiendo cómo te…

-          No – negué con rotundidad – quiero hacerlo, debo hacerlo – la miré a los ojos intensamente – y después de esto no volveré a hablar de ello.

Ella asintió preocupada.

-          Cuando le vi aquella noche…intenté dejarle. Me negué a volver a verle, a dirigirle la palabra. Y a pesar del poder de su sangre en mis venas pude aguantar lo suficiente para no volver a alimentarle y echarle de casa. Le dije que nunca más permitiría que se acercase a nosotras, y que ya no era bienvenido en nuestro hogar. Creía que las historias sobre rescindir la invitación de un vampiro a una casa servían de algo.


-          ¿Y no es así?

-          No si le has permitido pasar antes, una vez invitas a un vampiro a tu hogar no puedes cancelarla. Otra cosa que debes aprender cuando quieras permitir el paso de uno a tu hogar.

-          Menos mal que me lo has dicho, ya me veía como Sookie echando de mi cuarto a mi Eric particular – bromeó para intentar suavizar un poco la tensión del ambiente.

-          Ni te molestes en invitarlos, no pueden entrar en la Compañía – contesté secamente.

-          ¿De verdad? – preguntó sorprendida.

-          Es una zona protegida, y los vampiros tienen prohibido el paso. ¿Por qué crees que Janne te trajo aquí para esconderte?

-          Entonces…¿todos los miembros de la Compañía saben que existen los vampiros?

-          No, casi ninguno, aunque hay algunos que como tú huyen de ellos o han sido víctimas de algún ser sobrenatural. Pero ya hablaremos de ello en otro momento si quieres, hay mucho que no sabes de Shelüne y creo que a estas alturas deberías conocer éstos secretos.

No dijo nada, estaba demasiado abrumada con todo lo que había escuchado hasta ahora como para contestar, pero debía seguir haciéndolo.


-          Se fue de mi casa, y sabe Dios que hizo durante aquellas horas en las que estuvo lejos. Pero volvió a la noche siguiente, y la siguiente y cada noche resultaba más difícil negarle el perdón, mantenerlo lejos de mí y de mi familia. Pero entonces pensaba en mis hermanas, en aquel horrible vídeo que había retratado la crudeza de nuestras vidas destrozadas de una forma tan cruel y poco ética, y todo mi cariño hacia él se convertía en un odio visceral que me hacía soltar mi rabia en forma de crueles palabras que no hacían más que volverle aun más loco.

>>Hasta que se cansó, y cuando lo hizo me amenazó con destrozar mi vida y la de mis hermanas si me atrevía a rechazarle de nuevo. Estaba sediento y furioso, con los ojos inyectados en sangre y completamente ido. No había ningún signo de humanidad en él, y por primera vez temí por nuestras vidas. Sabía lo peligrosos que podían llegar a ser los vampiros. Esa misma semana llegaron misteriosamente a mi ordenador nuevos fragmentos de su película…en los que mostraba con dureza lo que era capaz de hacer un humano por un vampiro…


 “Abraza la muerte por mí. Coge esta pistola y pégate un tiro en la cabeza”, su voz estaba distorsionada pero yo sabía que era él, hablaba con esa pasión cada vez que llevaba a cabo una de sus ideas. Era incapaz de quitarme esa escena de la cabeza, esa horrible imagen del suicidio de un humano por la cruel orden de uno de esos seres…pero evité hablar de ello, Alice estaba demasiado horrorizada, demasiado afectada por lo que estaba escuchando. Y detalles de ese tipo sobraban, podía imaginar perfectamente a qué me refería sin necesidad de hablar de ello.

-          Lógicamente esos vídeos sólo sirvieron para asustarme aun más y no hicieron sino aumentar mis ganas de alejarme de él y también a mis hermanas. Nunca les conté nada, pero sabía que Chloe sospechaba de él desde un principio. Alquilé una habitación en un motel a las afueras de la ciudad y le pedí a mi padre que me permitiese ir a Italia con ellas. Pero Carol se negaba a dejar su ciudad sin una explicación, a abandonar a sus amigos y su vida en Bridgeport. ¿Pero qué podía contarles?


-          La verdad… - fue lo único que dijo con la mirada perdida, y tenía razón.

-          A veces la ocultamos para intentar proteger a las personas que amamos, y lo único que hacemos es dejarles a ciegas ante un peligro inminente. Lo sé Alice…y a pesar de ello estuve a punto de cometer el mismo error contigo…Perdóname por no haberte contado antes lo que sabía sobre ese horrible lugar – le rogué, intentando ignorar el dolor que quebraban mi voz y nublaba mi vista.

-          Ángela, no tengo que disculparte por nada. Por favor, no lo hagas…no puedo ni imaginar el sufrimiento que debiste experimentar al ver todo aquello, no quiero ni pensar en lo que has podido pasar por culpa de ese horrible ser. Dime por favor que escapasteis de ese vampiro.

-          Yo sí – contesté incapaz de evitar por más tiempo las lágrimas – pero Chloe…Carol…


-          Basta por favor…Ángela no te hagas esto…no sigas…

Me llevé las manos a la cara y me derrumbé por completo, incapaz de terminar mi historia. De llegar a la parte en la que veía a mi hermana menor siendo mancillada por ese vampiro y desangrada hasta el borde de la muerte para después beber su sangre y ser drenada una y otra vez hasta perder la vida.


No pude hacerlo, sencillamente…fue imposible hablar de ello. Tampoco hablé de Chloe, que desapareció junto a Carol dejando tan sólo la prueba de que también había estado en mi cuarto aquel día. Ellos las hicieron desaparecer, y Valen se aseguró de que viese todo aquello enviándome una vez más la prueba de sus horribles actos. Su obra maestra…un año después de lo ocurrido.


En cuanto a mí…por qué dejé que volviesen a esa casa…

-          Yo no quería separarme de ellas ni un minuto – conseguí decir entre sollozos, demasiado ida para darme cuenta de que empezaba a delirar y pensar en voz alta – pero me engañó, usó su poder para atraerme fuera del hotel fingiendo estar arrepentido.

>>Me capturaron, y me encerraron en una de las habitaciones ocultas en los sótanos del club, cerca de donde ellos duermen durante el día.


-          No pude hacer nada, y durante una semana entera les serví como alimento mientras Valen, que me visitaba a menudo, me relataba con pelos y señales lo que les había hecho. Y decía que su obra aun no había acabado, que el final estaba cerca…y que yo sería convertida y le pertenecería eternamente.

Alice me abrazó con todas sus fuerzas y no le negué aquel gesto que necesitaba como nunca.

-          Pero al séptimo día de mi encierro, horas antes del anochecer, alguien (o algo…) apareció en mi celda.

   
-          Una figura blanca y luminosa. Seguramente se debiese a lo flipada y débil que estaba, pero me pareció ver dos alas blancas detrás de él. Sólo tengo un vago recuerdo de su aspecto, pero era increíblemente hermoso.

Parecía un ángel.

-          ¿Y tú de donde has salido…?- pregunté agotada - ¿ya me ha matado ese cabrón?

>>Deseaba que dijese que sí para acabar con todo de una vez y poder estar con mis hermanas.

-          Shelüne – fue lo único que dijo con una voz etérea y masculina.

-          ¿Shelüne…?- repetí mientras le veía acercarse a mí lentamente y atisbaba el asomo de unos ojos verdes tras lo que parecía una máscara veneciana.

-          No dijo nada más, sólo acercó la yema de sus dedos a mis párpados y enseguida caí dormida en sus brazos, despertando días después en Italia…lejos de ese maldito club y de Valen.

-          ¿Y supiste algo más de ese “ángel”?

-          No, pero el recuerdo de sus manos sigue siendo reconfortante, eran suaves y agradables como una cálida brisa en pleno invierno. Pero aun sigo pensando que no fue más que un sueño, que ese ser nunca ha existido fuera de mi imaginación y que quién me salvó era alguien de carne y hueso, al que le debo mi vida aunque no sepa de quién se trata.

Alice seguía consternada, pero aun así parecía intentar hacerse una imagen mental de aquel ser. Supongo que como yo necesitaba aferrarse a la visión más dulce de toda la maldita historia.

Sus ojos hablaban por sí mismos: “Es real”, me decían.

Pero yo dudaba que existiese una criatura tan benigna y amable en un mundo de mierda como este.

22 comentarios:

  1. ahora si! jaja
    ahhhh maldito Valen >-<!! pero que historia tan triste, estuvo genial! y ese ángel es tan...sexy! XD pero menos mal que la salvó, ay!! otra vez con muchos sentimientos como para dejartelo en un comentario XD, pero quedé fascinada.

    beso enorme Ali!! y perdón por el error jeje :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja no te preocupes guapa, fue fallo mío por no poner un "Ir a" antes, así parecía un título en vez de un enlace para continuar el capi ^^' ya lo cambié!

      ¿A qué es guapo el ángel? Aunque bueno aquí no son ángeles exactamente, ese es un Dalar en todo su esplendor, ahora solo falta que veáis a un Vanar con las alas desplegadas, quien sabe, igual Thaerion muestra algún día las suyas ;) (tendrá?)

      Ya lo puse en el comentario del capítulo, pero tanto Valen, como el Dalar como el chico de la moto son sims de otros artistas (IHMO y daftalchemist), están geniales!

      ¡Un beso enorme Milk, me alegra que te gustase! ^^

      Eliminar
    2. Oh, así ¿Que Thaerion puede que tenga alas? ¿Pero serían así con plumas negras como la ala de Génesis o tipo murcielago? XD Como molaría ver eso.

      Eliminar
    3. Pues seguramente, aunque habría que ver de que tipo serían, seguro que blancas con plumas no jajaja ya lo veréis ^^

      Eliminar
  2. Por cierto...hay un fallo en la imagen 47 en el que acabo de reparar: Chloe en esa época llevaba tatuaje. Sorry!

    ResponderEliminar
  3. Angela y Avispa son... ¿hermanas? O_O ¿o me equivoco? O___O kyaaa que buen capi Ali, me encanto, la historia de Angela es muy triste T____T

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii jijiji no, no te equivocas. Ángela es la hermana mayor de Avispa ¿quién lo diría? pero la verdad es que si te fijas se parecen y todo xDDD ¡Me alegra que te gustase guapa! ¡Un beso enorme!

      Eliminar
  4. aww me encantaría ver a Thaerion así, que guapo! jeje. recién me di cuenta que tampoco había leído el boceto de mantis y avispa. fue una sensación muy grata que me empezara a cerrar todo por fin, >-<! estaba tan perdida, dios mio! que despistada estoy últimamente XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que estaría bien guapo con sus alas *.* jijiji bueno pues habrás tenido bastante lectura entonces! porque recuerdo que el boceto de mantis y avispa era bastante larguillo también. Espero que aclarasen unas cuantas dudas ^^ ¡Besotes preciosa!

      Eliminar
  5. Acabo de darme cuenta de una, no, de varias cosas releyendo.

    Valo en el capítulo Moneda de cambio da a entender que va a ir a Shelüne, y Ángela dice que la compañía está protegida contra los vampiros.

    Otra vez sale la duda, Valo tiene algunos poderes de los vampiros, podría no serlo por algunas cosas que se mencionan. Pero si es una especie de super vampiro, cuando vaya a Shelüne no va a poder entrar.

    Ish, que rabia me da no poder descifrar las pistas >.<

    Otra cosa es que dice "Cuanta más sangre inmortal consumas mayor será el poder que éste ejerza sobre ti, tanto mentalmente como físicamente"

    Eso significa que si se da el problema en las situaciones que yo me planteo, Thaerion podría contactar de alguna forma con Alidaen ¿No?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te tomes la molestia de releer los capítulos Alexia, está bastante bien ya que como has visto te ayuda a ver las pistas que fui dejando anteriormente con más claridad. También ayuda a ver mejor mis meteduras de pata xDDDDDDD (espero no haber dejado por ahí demasiadas)

      Sobre lo del tema de Valo y la Compañía...es difícil de saber ahora mismo, como tu dices puede que precisamente por tener tantos rasgos parecidos a los vampiros no pueda pasar. Y también hay que recordar que fue "tocado" (o elegido) por el mismo dios que creó a los vampiros, pero él es un Vanar. No sé no sé...es intrigante pero no te preocupes que todo se irá viendo detenidamente. Espero no liarte demasiado!! pero me gusta que tengáis que hacer vuestras propias suposiciones y al menos dudéis a la hora de imaginar lo que puede pasar (sino sería demasiado evidente)

      Sobre lo que dice Ángela, otro dato importante que has tenido en cuenta, sí señor! De esto puedo decirte que en realidad Thaerion de momento no tiene un gran control de todo su poder. Hay que tener en cuenta que los Vanar son una raza que vive siglos (hasta que les matan xD) y cuantos más años pasen más poderosos se vuelven. Valo aun es bastante joven y al ser el único elegido de Kaele nadie sabe lo que puede llegar a hacer. Lo que si sabemos es que tiene algunos poderes parecidos a los vampiros, pero si recuerdas en el capítulo La Sombra de la primera temporada debía beberse un potingue para despertarlos, así que realmente mucho control no tiene sobre ellos. De hecho ahora mismo si lucha cara a cara con un vampiro como verás ganaría éste último (mira lo fácil que Serpiente se lo quita de encima de una patada xD)

      Además le han borrado los recuerdos, así que si tiene la capacidad de contactar con Ali a través del vínculo de su sangre de momento no tiene ni idea de cómo hacerlo, o puede que sea algo más sútil, y sea precisamente ese vínculo lo que hace que tarde o temprano siempre vuelva a ella ;)

      Espero no haberte aburrido demasiado, es que me encanta hablar sobre éstos temas con vosotros y me emociono escribiendo xDDD ¡Un beso enorme guapa, y sigue contándome cuando quieras lo que vas averiguando!

      Eliminar
  6. Impresionante el boceto de Angela (ahora vuelvo al capítulo). ¿Por qué la seguía a ella Valen, incluso antes de ser vampiro? ¿Fue él el causante de todo-obviamente de lo de las hermanas sí, pero digo de lo de su madre y demás miserias-? Me ha encantado cómo has metido a ese "fantasma de la ópera" que también tengo descargado....es tan guapo!!!Me ha dado una pena horrible toda la historia, se me encoge todo, a pesar de que en la realidad no existan los vampiros, siempre hay más monstruos sueltos de lo necesarios, el Valen ese sin duda es uno de ellos. Bueno, como siempre, de 10, me voy a continuar el capi antes de que se me olvide la trama!!!
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carmen!

      Pues lo de Valen que sea el causante de lo de su padre es difícil, pero no sería descabellado pensar que fue precisamente la situación de la familia de Ángela, destrozada por el maltrato, lo que pudo atraer la atención de Valen ¿no crees? dicen que las desgracias nunca vienen solas, y como dices...aunque no existan los vampiros en la realidad existen monstruos como este o incluso peores sueltos. Es lo duro y triste de la historia, que aunque tenga su parte de fantasía es cierto que estas cosas pueden pasar de verdad.

      En fin guapa! un placer tenerte aquí como siempre y me alegro que te haya gustado el capi, prometo que el siguiente no será tan desagradable! jajaja ¡¡¡Besos!!!

      Eliminar
  7. Uy ese ángel tan guapetón me recuerda a alguien que está muy cerca de Ángela, jejeje. Una historia realmente triste la de este personaje, espero que algún día pueda no superarlo pero al menos perdonarse a sí misma. besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A quién Birgitte?! xD Si, la pobre no creo que lo supere, pero como dices con perdonarse a sí misma por lo que pasó ya es bastante, aunque es difícil. Besotes!!

      Eliminar
  8. No me esperaba que fuese hermana de ellas dos... Qué triste D:
    Humm... Ese angel... esos ojos y ese pelo... voy bien encaminado? e.e

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno me alegra saber que te sorprendió y no lo esperabas!

      Y lo del ángel no sé que estarás pensando, pero sea lo que sea no puedo decir nada :P ¡Besos YuuKii!

      Eliminar
  9. Vaya de lo que se entera uno... Bueno sigo leyendo...

    ResponderEliminar
  10. Fantastic.
    Poor Angela. And her sisters. And Valen for being abused and manipulated and changed.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yes, the poor suffered enough in the past :(

      Eliminar
  11. Madre mia...

    Pobre angela... aunque le pega el salvador teniendo en cuenta su nombre xDDD

    De todas maneras... vaya mierda de hombre el tal valen, no solo por dejarse transformar por una mierda de pelicula, que obviamente los vampiros no dejarían que saliera a la luz, sino por convertirse en un autentico mounstruo... aunque de alguna manera, yo creo que de humano... ya era un mounstruo, solo que finjía...

    Como ves ya tengo algo mas de tiempo o al menos mi vida ya esta mas... encarrilada...

    Mi 2013 ha empezado horrible, espero que mejore. Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar