martes, 8 de mayo de 2012

RELATO: Golpes del Destino VII.III

(TERCERA PARTE)


 “Otra vez no” “¡Otra vez no!”

Thaerion era incapaz de pensar con claridad. ¿Cómo había pasado? ¿Cómo había permitido que ocurriese delante de sus narices? Iba a matarlo, lo mataría con sus propias manos…

-          ¡Te voy a matar hijo de perra!

-          ¡Thaerion basta! ¡Estoy bien!


Alidaen se incorporó con dificultad y se llevó la mano al pecho, temiendo por un momento haberse equivocado en su suposición. Ni rastro de sangre, tan sólo una marca rojiza y el relieve de la forma de la empuñadura al haber sido golpeada con ella, pero estaba bien. Aunque dolía un poco ser “apuñalada” con un cuchillo de pega. De haber tenido un arma real en sus manos, estaba segura de que la habría usado.

Thaerion giró la cabeza hacia ella con los ojos abiertos de par en par mientras sujetaba con una mano la pechera de Dean y lo arrastraba con él de un rápido movimiento.


Éste se echo a reír, al ver la cara desencajada de su agresor.

-          Jajaja estúpido…qué estúpido jajaja ¡se lo ha tragado!

Ni siquiera se revolvía, tan sólo se reía de su preocupación, de su rabia…de su amor hacia ella.


Pero Alidaen estaba viva, su pecho no mostraba ninguna herida mortal, estaba intacta. No se había repetido aquella pesadilla. Tan sólo había sido una estúpida broma…

¿Debería reír también?

Llevó la mano al cuello de Dean y le rodeó con ella mirándole fijamente. Sus ojos le desafiaban y repetían una y otra vez lo tonto que había sido.


“Estúpido…” ¿Por pensar que la había perdido? ¿Por recordar el asesinato de su madre cuando clavaba una y otra vez ese jodido e inútil puñal en el pecho de Alidaen?

-          Puede que sí…- susurró con una sonrisa siniestra.

Pero Dean lo había sido aun más por haber despertado la ira que llevaba guardada dentro desde la perdida de su madre. Hacía meses que había notado que algo despertaba en su interior, una fuerza que le resultaba desconocida y que a veces le hacía comportarse de forma extraña.


Lo empujó contra las cajas, y olvidándose por unos segundos de la presencia de Alidaen se lanzó contra él de nuevo, golpeándole con los puños como si fuese un muñeco de entrenamiento hecho de carne y huesos. Dispuesto a machacarlos uno a uno en un violento arrebato de furia.


Dean intentó defenderse golpeando ciegamente hacia delante, prácticamente ningún golpe encajó donde debía, salvo un puñetazo que le rozó la boca. Notó el regusto de la sangre en su labio. Deliciosa. Siguió golpeando.

-          ¡Por favor basta! – rogó Alidaen - ¡Thaerion para! – intentó detenerlo entre golpe y golpe, temiendo llevarse ella también alguno, pero deseando poder calmarlo antes de tener que lamentarlo.

En un descuido pudo abrazarlo por detrás, y Thaerion se quedó inmóvil cuando sintió el contacto de su cuerpo pegado al suyo.


-          Para…por favor.

“Está viva” “Está viva”, se repetía a sí mismo intentando calmarse.

Dean permanecía en el suelo gimoteando débilmente, con los ojos hinchados a causa de los golpes y las lágrimas. Se había llevado una buena paliza y probablemente habría que hospitalizarle. Pero eso a él no le importaba.

-          Recuerda que la chica a la que intentabas violar acaba de salvarte la vida – dijo con voz ronca – de ser por mí estarías muerto.


No contestó, intentar hacer llegar algo de aire a sus pulmones era la única preocupación de Dean en ese momento.

Thaerion no se movió del sitio mientras Alidaen seguía acariciando su pecho para calmarle.

Sus manos...el calor de su cuerpo pegado a su espalda…


Había imaginado como sería poder abrazarla miles de veces, y era exactamente lo que ella estaba haciendo en ese momento, pero no dejaba de pensar en el peligro que había corrido y en el modo en que él había reaccionado. Demasiado lento para haber podido salvarla si el arma hubiese sido real.

-          ¿Estabas completamente segura de lo que hacías…? – preguntó sin mirarla.

-          No al cien por cien pero suponía que…

-          ¿Suponías? – Thaerion se volvió hacia ella con los ojos entrecerrados - ¿te das cuenta de lo que habría pasado si el arma hubiese sido de verdad?


Alidaen se quedó paralizada ante la fiereza de su mirada y su voz.

-          Pero no lo era – replicó enfrentándose a él – y tenía que hacer algo…ya que tú estabas demasiado ocupado mirándome las tetas.

Thaerion apartó la mirada dolido por sus palabras y ella se arrepintió de haber soltado algo así.

-          Lo siento – dijo él.


Pero no hubo tiempo para echarse atrás. En ese momento aparecieron los demás. La voz de Faith fue la primera que escucharon en las escaleras.

-          ¡Deja a mi hermano bestia! – gritó, y un montón de voces respaldaron su orden.

En menos de un minuto el sótano se había llenado de adolescentes curiosos.

-          ¡Oh! ¡Dios mío Dean! – corrió hacia su hermano y lo abrazo entre lágrimas - ¡¿pero qué te ha hecho ese malnacido?!


Hablaba a gritos para que todo el mundo oyese y viese la lamentable escena. Para que todo el mundo se apiadase del inocente Dean. Y él no se quedaba atrás, actuaba como un asustado corderito que había estado a punto de ser degollado. Aunque no era para menos, por un momento ella también pensó que lo mataría.

“Malditos, malditos sean”, maldijo Alidaen.

Miró preocupada a Thaerion, que permanecía de pie con la mirada fija en la masa de rostros confusos al ver la escena. Parecía sereno, pero estaba claro que aquello acabaría mal, y no precisamente para el verdadero culpable.

Thaerion era el chico malo, el raro cuya familia todos temían en el pueblo. Dean era el chico perfecto y simpático que iba a clases todos los días y ganaba los partidos de fútbol para su equipo.

-          Thaerion…vete de aquí…- le rogó.

Él no la miró, y tampoco se movió del sitio.


-          Serás zorra… ¡mira lo que ha pasado por tu culpa! ¡Os dije que esta retrasada traería problemas al pueblo! – Faith la señaló con el dedo y de repente notó las miradas de todos los chicos clavadas en ella, entonces reparó en algo.

No llevaba camiseta…pero Thaerion hacia rato que la cubría poniéndose delante.


-          Ella está con él – Dean empezó a hablar con un patético tono de voz falso como él sólo – me atrajo al almacén para enrollarse conmigo e intentó...- hablaba entrecortadamente y con esfuerzo – empezó a quitarse la ropa y me besó y… ¡quiso hacerlo conmigo…pero después apareció su novio y me pegó una paliza pensando que yo la había forzado! – señaló a Thaerion.

-          ¡Esto es ridículo! – Zoe salió entre la masa de gente para defender a su amigo, la única que se atrevió a hacerlo – ¡vosotros le tendisteis una trampa, Thaerion sólo acudió a ayudarla! ¡Y no es su novio!


-          Zoe, no importa… - comenzó a decir el aludido, agradecido por su ayuda.

-          ¡Y una mierda! – Tommy se envalentonó enseguida - ¡les he visto juntos miles de veces, en el bosque! ¡en el lago! cuando creen que nadie les mira están ahí dale que te pego como conejos.


Alidaen no sabía donde meterse. No entendía nada. ¿Por qué decían esas cosas? ¿Por qué mentían de esa forma tan cruel y repugnante y se atrevían a mancillar sus sentimientos hacia él de ese modo?

Thaerion lanzó una risotada.

-          Me temo que confundes la realidad con tus sueños húmedos.


Aquellas estupideces no le afectaban, pero ella se encogía intentando protegerse de aquellas miradas cargadas de rencor. De miedo, de rabia, de impotencia. Su labio inferior temblaba ligeramente y sus ojos verdes estaban humedecidos por las lágrimas que intentaba reprimir.

Había intentado ayudarla, pero lo único que había conseguido era darles más motivos para mancillar su reputación. Su vida en ese instituto de mierda se iba a convertir en un infierno a partir de ese momento, y él era en parte responsable de aquello.

No le importaba lo que dijesen de él ni lo que pensasen, estaba acostumbrado a los reproches y ofensas por parte de su padre y hermano ¿Por qué deberían preocuparle un montón de palabras procedentes de niñatos que no le conocían de nada?


Pero ella…ella no merecía que la tratasen como lo que no era. No merecía que la asociasen con un negado y le humillasen por ello. Cogió su camiseta tirada en el suelo y se la tendió con cuidado.

Alidaen se la puso rápidamente mientras él se encaraba al grupo.

-          No es mi novia. Apenas la conozco – dijo secamente, fingiendo dar poca importancia a su relación con Alidaen – pero ese cerdo intentó propasarse con ella y se ha llevado una paliza a cambio. Y esos dos…- señaló a Michel y Tommy – fueron sus compinches, le ayudaron a retenerla contra su voluntad y le obligaron a desnudarse y bailar para ellos antes de...- apretó la mandíbula, intentando reprimir sus ganas de volver a lanzarse a por ellos. Y esta vez no dejar a ninguno con vida.


-          Tú no pareces tan capullo como ellos – se dirigió a Michel – admite que todo esto fue cosa vuestra y puede que tu conciencia te deje dormir algo mejor esta noche y te ahorres una paliza.

Michel se quedó en silencio, pensando en sus palabras.

-          ¿Vais a creer a este psicópata? – interrumpió Tommy temiendo que su amigo hablase más de la cuenta – desde que su familia se instaló en nuestro pueblo no han dejado de ocurrir sucesos extraños. ¿Recordáis el cadáver de aquel anciano? ¿Y qué me decís del tío que apareció sin cabeza cerca del bosque?

-          Es cierto – dijo otro chico – mi padre es poli y dijo que aquel corte sólo pudo hacerlo una hoja muy afilada, como la de una espada.

Thaerion resopló para sus adentros, cansado de tanta patraña. Recordaba bien al anciano, su primera y única víctima. Había dejado su cadáver a la vista de todos, después de matarlo y ver a su madre muerta ni se había molestado en esconder su crimen. 

En Édora la gente no se preocupaba por un par de delincuentes ajusticiados, sabía que los cadáveres de sus enemigos se pudrían en los callejones o flotaban sobre las acequias sin despertar apenas interés. Pero los Laremion a veces olvidaban que aquellas costumbres eran muy distintas en ese mundo.

En Riverview un crimen como ese podía crear una gran expectación y avivar todo tipo de rumores, que normalmente (y a veces con motivos) giraban en torno a su familia.

Lo curioso es que aun así ni siquiera la policía se atrevía a pisar los dominios de los Laremion, y las pocas veces que lo hacían salían espantados en cuanto su padre o Kheran salían a recibirlos.

-          ¡Este loco ha estado a punto de matar a mi hermano! – interrumpió Faith - ¡Miradle, si ni siquiera está herido! ¡Está claro que le atacó cuando él ni se defendía!

-          Quizás sea porque el muy torpe no sabe como encajar un puñetazo – contestó Thaerion con sorna.

Dean gruñó por lo bajo y unos cuantos rieron por la broma.


-          ¿Pretendes que nos creamos que no tienes nada con ella? – Faith no pensaba rendirse. Relacionarla con el chico malo del pueblo era el mejor modo de conseguir lo que quería, mucho mejor que una estúpida foto medio desnuda.

Claro que su hermano mayor se había llevado la peor parte. ¿Pero quién le mandaba a él hacer lo que precisamente estaba temiendo? Suerte tenía de que las cosas hubiesen salido mejor de lo esperado y les hubiesen interrumpido.

Tenía que haberles vigilado y no dejar que fuesen solos, pero la estúpida de Zoe se había encargado de entretenerla encerrándolas en el baño para dejar vía libre al Laremion.

-          ¡Pues claro! – Zoe volvió a hablar – porque está conmigo, idiota.


Apartó a unos cuantos curiosos de un empujón y se colocó al lado de su supuesto novio. Faith sonrió al ver el gesto de Alidaen cuando la chica se colocó entre ellos. Lo tenía.

-          Entonces demostradlo – les retó – besaos para que todos veamos que no mentís.

Thaerion miró de reojo a Alidaen, que seguía intentando digerir todo aquello sin saber muy bien qué pensar o qué decir.


-          No tengo que daros ninguna explicación. Si lo que queréis es un espectáculo para vuestra intimidad os aconsejo que vayáis a uno de esos sitios donde prestan películas guarras – aun le costaba adaptarse a las costumbres mundanas, en su casa no había ningún tipo de tecnología y lo poco que había aprendido lo sabía por casualidad o por Zoe - Pero dejadnos a nosotros en paz.

-          Videoclub – le aclaró entre susurros su amiga.

-          Lo que sea – contestó sin interés.

-          No pongas excusas, no lo haces porque realmente no es tu novia y estás con Alidaen. Tommy tiene razón.

-          Te repito que no tengo nada con ella. Ni siquiera me gusta – mentir le resultaba bastante difícil, y más cuando se trataba de sus sentimientos hacia ella.

Alidaen se mordió el labio, dolida por lo que acababa de oír.

-          Demuéstralo entonces. Si sólo es un beso…

Thaerion miró a Zoe, ella asintió con la cabeza como dándole permiso a hacer algo que él no quería, pero que podría servir para que dejasen de relacionarla con el malo de la película.

Alidaen le suplico con la mirada que no lo hiciese. ¿Aquello le afectaba realmente? ¿Le importaba que se besase con otra chica? Se quedó parado. No podía hacerlo.

Entonces Zoe sorteó la distancia que les separaba y le besó de improvisto.


Había algo oculto en aquel contacto tan nuevo para él, un anhelo que el conocía pero por desgracia para Zoe no compartía con ella, aun así la curiosidad dejó que su boca experimentase esa sensación, disfrutando lo suficiente para dar a esos estúpidos lo que querían. Un espectáculo digno de película.

Y un golpe que Alidaen no sabía bien como encajar…


No quería ver más, no sabía porque pero no podía hacerlo. Echó a correr empujando a todo el que se ponía en su camino, furiosa con todo el mundo. Pero Faith le cortó el paso.

-          No creas que esto va a quedar así, retrasada…

Alidaen cerró el puño con fuerza hasta clavarse las uñas en la palma de la mano y golpeó. Derechazo en el ojo izquierdo. No es que le gustase la violencia...pero después de haberle dado su merecido se sentía mejor. Mucho mejor.


-          Vuelve a insultarme y te quedas sin dientes – le amenazó antes de seguir su camino hacia las escaleras.

Atravesó la masa de adolescentes y respiró aire puro. Después corrió hasta alejarse de allí, deseando no volver a escuchar jamás una sola palabra sobre esa fiesta.


Era la primera y la última celebración de ese tipo a la que pensaba acudir en su vida.

***

(Riverview - Claro del Bosque)


Alidaen había llegado a una conclusión:

Odiaba el instituto, odiaba a los chicos y en general a las personas.

Cada día entendía mejor la forma de vida de su abuela. Ella quería protegerla de ese mundo que había empezado a conocer hacía menos de un año, de esas personas crueles y egoístas que disfrutaban haciendo daño a otras sólo por ser distintas.


No quería seguir formando parte de ese mundo, no quería saber más de ellos. Ojalá pudiese volver atrás y ser feliz junto a su abuela para siempre...se repetía una y otra vez.

Llevaba aproximadamente una hora lamentándose y tirando piedrecitas en el lago cuando escuchó un ruido detrás de ella. Unos pasos ligeros que se acercaban por su espalda.

-          Vete de aquí y vuelve con tu novia.

Thaerion sonrió aprovechando que no le veía. Era idiota, y cruel. Pero se sentía dichoso.

Alidaen estaba celosa, y eso quería decir que le correspondía.

Aquel beso no había significado nada para él, y se había sentido bastante raro al notar la lengua de Zoe dentro de su boca. Pero debía admitir que el contacto no era del todo desagradable y deseaba poder repetirlo algún día con la persona que a él le interesaba realmente. Y que en ese momento tenía tan cerca.


-          Sólo quería traerte algo.

-          Piérdete.

-          Vale, pero antes…

Dejó algo a su lado, un bulto pequeño y esponjoso que emitió un sonido suave al posarlo sobre el suelo. Alidaen miró de reojo y vio al perrito medio dormido sobre la hierba.


-          Pensé que querrías asegurarte de que estuviese bien.

Alidaen esbozó una triste sonrisa. Había estado tan enfadada por todo lo que había ocurrido que se había olvidado de su existencia.

Se alegró de que al menos algo hubiese salido bien esa noche. ¿Pero de qué se quejaba? La había salvado de esos cerdos y ahora estaba allí con ella, en vez de con su novia, asegurándose de que tanto ella como el perrito estaban a salvo.

“¿No es lo que querías Alidaen? ¿Un amigo en quién confiar?”


Él había demostrado preocuparse por su seguridad hasta el punto de poner en peligro su vida dos veces. Lo mínimo que podía hacer era mostrarse agradecida.

¿Qué importaba si tenía novia? ¿Qué más daba que no hubiese acudido a su cita? Ahora estaba allí, y no servía de nada desperdiciar ese momento con reproches sin sentido.


-          Thaerion – se giró hacia él y vio que estaba de espaldas a punto de marcharse.

-          ¿Si?

-          Gracias por salvarme…por segunda vez.


-          No te he salvado – contestó serio – habría sido mejor que no hubiese intervenido.

-          ¿Tú crees?

-          Te manejas bien sola. Veo que tu puntería no es tan mala como pensaba – bromeó un poco - de hecho empiezo a pensar que lo de la otra vez fue a propósito.

Aun recordaba su pedrada en la cabeza.

-          No me caes tan mal – contestó algo más animada – No suelo agradecer con una piedra que me salven la vida.

-          ¿Ah no? – dio unos pasos hacia ella, hasta colocarse enfrente suya - ¿y cómo lo haces entonces?

Alidaen se incorporó y se giró hacia él.

Thaerion sonrió de una forma algo provocativa mientras apoyaba su peso en el tronco del gran sauce donde solía acudir a pensar, pero Alidaen no supo ver su intento de coqueteo.

-          Ya te he dado las gracias ¿no?

-          En esas historias que lees las damas suelen mostrarse algo más agradecidas con los caballeros que las salvan.

Señaló el libro que Alidaen tenía a su lado, había intentado leer para olvidarse de todo. Pero las palabras le sonaban vacías, por muy románticas y bonitas que éstas fuesen.


-          En esas historias que leo…- repitió con un tono jovial – los caballeros siempre acuden a tiempo a sus citas. Y tú llegas nueve meses tarde.

Y ahí estaba ella reprochándole finalmente lo que llevaba guardando para sí misma. La mirada de Thaerion se nubló unos segundos, y temió haber metido la pata.

-          Y en otras…- dio un paso más hacia ella - nunca llegan a aparecer – murmuró clavando la mirada en ella, acercándose lentamente hasta casi rozarla con su aliento. Se quedó inmóvil en esa posición.


-          Pero ahora estás aquí.

-          Si…

El sentimiento de culpabilidad tras lo ocurrido con su madre seguía cebándose con él, pero a pesar de haber jurado que no volvería a verla había sido imposible cumplir esa promesa mucho tiempo.

Apartó la mirada hacia un lado, avergonzado por su comportamiento.

¿Acaso alejarse de ella podría devolverle a Erailne? Hacerlo sólo le hacía vivir una existencia más amarga. Y si ella sentía algo por él, si le correspondía aunque sólo fuese con una ínfima parte de sus sentimientos ¿acaso no merecía la pena aprovecharlo?


-          Vine aquí todos los días – le confesó ella, alimentando sus esperanzas – esperaba volver a verte.

-          Lo siento – susurró volviendo a mirarla con intensidad– me fue imposible llegar a tiempo.

Alidaen se apartó un poco para verle mejor, y él tomó el gesto como una negativa a algo que deseaba hacer desde hacía mucho tiempo. Dio un paso atrás.

-          No importa. Has vuelto…y me has traído un regalo – sonrió mirando al cachorro de labrador dormido.


Él asintió con la cabeza.

-          Te lo debía, por lo de…ya sabes.

Se quedó pensativa unos segundos.

-          Piticli…- su sonrisa se ensanchó - así que eras tú el asesino de las pecas.

Thaerion se rascó la nuca algo cortado.


-          Espero que eso no impida que seamos amigos a partir de ahora. Fue…

-          Sin querer, ya lo sé – sonrió - Bueno…- Alidaen colocó las manos a las espalda y se meció un poco hacia delante y atrás, en un gesto coqueto que sólo le salía cuando estaba él delante  puede que algún día te ganes ese honor – bromeó – espero que a tu novia no le importe.


Él ladeo la cabeza pensativamente antes de aclarar las cosas.

-          Zoe sólo es una buena amiga, no es mi novia.

-          ¿Y besas así a todas tus amigas?

-          Sólo si me gustan – la picó.

“¿Me besará de esa forma algún día?”, se preguntó ella. La idea hizo que sintiese un ligero hormigueo en las piernas y el estómago.

-          Si me besas así…te golpearé como a Dean – le advirtió.


Thaerion puso gesto dolorido. Y volvió acercarse a ella con una pícara sonrisa.

“Ya te he besado”, quiso decirle, orgulloso de haberlo hecho antes que nadie. Y repetirlo de nuevo.

Pero no hizo ni una cosa ni la otra.


-          Para que te besase antes tendrías que gustarme…– contestó con chulería – enana.

Alidaen abrió la boca para decir algo, y después la cerró de golpe poniéndose colorada como un tomate al tenerlo tan cerca, y recordando también lo claro que había dejado que ella no le interesaba en ese sentido.


“¿A qué saben los labios de un chico?”, se preguntó mirando de reojo la bonita curva que dibujaba su sonrisa.

Apretó los puños contra su costado, molesta consigo misma por pensar tanto en ese tipo de preguntas cuando lo tenía tan cerca.


-          P-pues…me da igual, tú tampoco me gustas – replicó de forma infantil – mata-pollos.

-          ¿Mata-pollos? – se rio.

-          Polluelos es muy largo…

-          ¿Por qué no mata-lobos? Según tus “amigos” maté a una DOCENA de ellos.

Alidaen se cruzó de brazos, mirando a otro lado.


-          Son unos exagerados…- contestó con desdén.

-          Aha…ya – la miró divertido – no puedo imaginar quién les metió esa idea en la cabeza.

Aquella mirada enfurruñada, aquellos labios fruncidos en una fina y hermosa línea con las comisuras apuntando hacia abajo. Volvía a ser aquella niña, la misma de siempre. Su preciosa hada.

Nada más importaba en ese momento. La amaba, desde el primer momento que la vio. Y no podía cambiar aquello.

Con delicadeza tomó su brazo para que se girase hacia él.

-          Alidaen…mírame, por favor - sonrió cuando ella volvió a alzar la mirada.

Llevó una mano a su mejilla, ésta encajaba perfectamente en su rostro, como si estuviese hecho a su medida. Alidaen cerró los ojos y disfrutó de la caricia, sintiéndose enseguida reconfortada por el contacto de su mano.

-          Lo de antes…no era un espectáculo que quisiera que vieses pero…- “temía perderte”,  pensó, en cambio disfrazó su mayor temor con otras palabras – ese niñato lo merecía.

Ella asintió, incapaz de hablar en ese momento.


-          Y siento haberte gritado…

-          No tienes que disculparte por nada – susurró rodeando su mano con un gesto tierno.

Las manos de Thaerion eran frías y suaves a pesar de estar constantemente sometidas al duro entrenamiento con la espada. Sabía que los miembros de su familia solían manejar estas armas como si fuese una extensión de su propio cuerpo, aunque no podía imaginar para qué querrían ellos aprender a usarlas.

Suspiró aliviada cuando notó sus largos y finos dedos recorrer la curva de su mandíbula, explorando su piel con delicadeza y una curiosa fascinación.

¿Cómo podía un gesto tan sencillo cómo aquel expresar tantos sentimientos? ¿Cómo podía envolverle de esa forma y hacerle sentir como si flotase en una nube?


Tenía ganas de reír, de llorar, de perderse en sus brazos y no volver a separarse de él, pero no quería hacer nada para estropear ese momento tan perfecto.

Alidaen abrió los ojos para volver a fijarlos en él, quería atesorar esa imagen y no olvidarla nunca. Estuviese donde estuviese, ésta le daría fuerzas para seguir adelante y enfrentarse a cualquier problema.

Él abrió los labios e intentó decir algo.


-          Alidaen yo…

Pero alguien le interrumpió.

-          Thaerion – la llamada de su hermano rompió toda la magia del momento – es hora de volver a casa.

Su voz sonaba cortante como una afilada espada, quebrando la burbuja de cristal en la que había estado envuelto durante los últimos minutos. Devolviéndole a la realidad de golpe.


“Mierda…”

-          Tengo que irme… – murmuró, apartando con una última caricia la mano de su mejilla.

Ella asintió apenada, y echó un vistazo hacia el lugar donde Kheran permanecía quieto con los ojos clavados en ella. Si hubiese podido fulminarla con una simple mirada estaba segura de que aquel habría sido el momento perfecto para hacerlo. Sintió miedo.

-          ¿Volveré a verte?

-          Si…pero aquí no – susurró.

-          ¿Dónde?

-          ¡Thaerion!

Thaerion estuvo a punto de añadir algo más, pero agachó la cabeza y se dirigió hacia el lugar donde su hermano le esperaba.


-          Más te vale que padre no se entere de donde has estado.

-          Me da igual, no me estaba escondiendo.

-          ¿No te dejó suficientemente claro que no quería que volvieses a verla?

-          Si, pero no me importa.

-          ¿Qué no te importa? – Kheran resopló y negó para sí mismo – el día que veas a padre realmente enfadado recordarás mis advertencias.

-          El día que vea a padre en un estado distinto al enfado si que me asustaré.

-          Deja de contradecir a tus mayores y sube a tu caballo – zanjó Kheran de forma autoritaria.

Alidaen les miraba sin entender ni una palabra, pero por el tono que usaban no debía ser nada agradable. Hablaban en un idioma extraño, que sonaba como una mezcla de alemán y el idioma que debían usar los orcos de Mordor si tuviesen voces agradables y bonitas. Era curioso, pero aquel idioma resultaba bello a su manera, aunque daba algo de miedo escucharles discutir.

Al cabo de unos segundos, ambos subieron en sus monturas y se alejaron del claro a galope. Antes de perderlos de vista, Thaerion se giró hacia ella y le miró fijamente.

 Alidaen suspiró de forma absurda.

“¿A qué sabrán sus labios?”, se preguntó.

En el fondo le hubiese gustado descubrirlo.

(Ir al siguiente capítulo)
(Comentario sobre este capítulo)

16 comentarios:

  1. Bueno, bueno… Thaerion ha sido demasiado flojo con Dean para mi gusto -.-. Quien me preocupa es Alidaen cuando tenga que regresar a clase y enfrentarse a aquellos monstruos ella sola. Me ha gustado mucho la escena de Thaerion y Alidaen en el bosque, incluso la aparición de Kheran *.* (que ya sabes que siento cierta debilidad por él xD). Esa escena me ha recordado a cierto momento de la relación de dos personajes que ya te contaré, jijiji. Muy buen capitulo, has conseguido de una manera casi mágica ese momento romántico no consumado. Un curro impresionante, las poses geniales. La septima imagen (empezando por abajo, la que salen Thaerion y Alidaen en primer plano en el bosque) me ha gustado especialmente. He visto a Alidaen más guapa ^^, y a Thaerion *.*. Y, Thaerion, no seas tan negativo, que el maltrato facial te queda bien, te da carisma xD. Un besazo.
    Lily.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si...para mi gusto también lo ha sido, esos chicos merecían algo mucho peor, pero en ese momento ha sido lo más sensato, aparte de que tener a Ali viva le ha calmado bastante. En el caso de haber hecho algo peor le habrían pillado y me habría sin quedado sin escena pastelosa después >_< xD Pero no te preocupes que Thaerion seguramente no dejé las cosas así, de hecho ya se ve q no va a dejarlo pasar cuando amenaza a Michel. Ya veremos qué pasa ò.ó

      Sobre la escena de Ali y Thaerion en el bosque era algo que ya tenía ganas de poder hacer, tenía ganas de una escena romántica donde realmente no llega a pasar nada, pero se va viendo como nace ese amor entre ellos y se va fortaleciendo poco a poco. Así ayuda a entender un poco más los prólogos, aunque hay algo del prólogo de Thaerion que me escama un poco y no sé cómo abordar...igual tengo que hacer algún cambio en la conversación con su padre. Y Kheran tiene su puntillo si, aunque menudo momento ha elegido para aparecer >_< ¡Ya me contarás lo de tus personajes! sabes que me encanta compartir anécdotas de nuestros personajes ^^

      Muchas gracias por tu comentario preciosa, y me alegra que también te gustasen las poses! y di que si, a Thaerion el maltrato facial le sienta de maravilla xD a ver si uso las nuevas cicatrices pronto (el siguiente capi ya está casi sacado así que tengo que dejarlo para más adelante)

      ¡Besazos!

      Eliminar
  2. Suerte que a Alidaen no le ha pasado nada malo.

    Ya estoy deseando que saques ese pack de poses ¡Las quiero todas!

    Es super romántico ¿Y al final no la besa? Que mal... Kheran podría llegar unos segundo más tarde (No crees)

    Ahora quiero que Dean se tire en el hospital seis meses, o si es más mejor.

    Siempre que el idioma de los orcos no sea como los del Valle Seungryong dentro de Metin2 (Tienen una voz horrible, no veas que ruidos sueltan cuando les matas XD)

    Bueno, me ha encantado, super romántico y las poses a ver cuando las sacas, que ya estoy deseando tenerlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ahora sólo falta saber qué ocurre después de eso xD

      ¡Y a ver si termino pronto el pack! llevo mucho tiempo trabajando en él y la verdad es que estoy deseando acabarlo para poder ponerme con otro que también tengo pensado y si sale bien estará muy chulo y original (Theran me dio la idea xD) jijiji

      Y no...no la besa, es un poquitín cobarde en el fondo xD y Kheran tiene el don de la oportunidad, a saber qué pensaba decirle...

      Sobre Dean ya veremos qué pasa con él, la cosa no quedará así eso seguro.

      Y sobre el idioma es que Ali es un poco exagerada a veces, realmente en esa época ni habían salido las pelis de ESDLA así que era más bien cómo se imaginaba ella que sonaba su idioma después de haber leído los libros. Y el alemán es que es mi debilidad xDD así que siempre he imaginado el acento de los vanarian muy en ese estilo, potente y profundo, pero a la vez exótico. Un ejemplo de un idioma que también me inspira para los vanarian es el dothraki (Thaerion tiene una voz profunda pero no tanto xD, esa pegaría más para Rethan). Y sí, para quien no se haya dado cuenta...soy muy friki...pero de momento el idioma de los vanarian o dalariel no lo he creado jajaja (sólo algunas palabras sueltas que salen en la novela), por eso prefiero no calentarme mucho la cabeza y dejar la conversación en castellano ^^'

      ¡Gracias guapa, y me alegro muchísimo que te gustase!

      Eliminar
  3. Digo... que a Alidaen no le sucedía nada malo ya lo sabía porque esta viva en el futuro... ¡¡¡PERO NI UN BESITO!!!... Me muero muerta... Quiero ese primer beso... Donde lo leeo?.... ¿Cuando lo vas a escribir?... Le voy a robar la motocierra a Mexe y voy a obligarte a escribirlo.... Anda... me quede con toooooooodas las ganas... Me dan mucha rabia los finales romanticos truncos.... aaaaa porque hablaron tanto... si no hubieran hablado les hubiera dado el tiempo jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MUAHAHAHA!!! Se van a quedar sin beso Eliana! ò.ó Jajajaja perdona que me ria de tu indignación, pero es que me ha hecho mucha gracia tu comentario xDDD Si tu te quedaste con las ganas imagínate el pobre Thaerion que está que no puede más ya xDDD ains la adolescencia, ¿pero no son monos así de inocentes? Y no te preocupes, que ya llegará ese momento, lo tengo reservado. Y aun tienen que hablar más no te preocupes xD ¡BESOS! xDDD

      Eliminar
  4. Waaah *O* Thae >_> por que no mataste a Dean? D: y yo que te preste mi motosierra!! >_<"" me encanto el relato, Ali *-* pense que se besarian .-. pero justo llego Kheran .___. grr >__<". Los compañeros de Ali se parecen mucho a los mios >_> jajaja un beso grande! o3o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thaerion: la loca que me creó no me lo permitió, no es mi culpa T_T Le gusta dejarme con las ganas y maltratarme, algún día me rebelaré ¬¬'

      Me alegra que te gustase guapa! y sobre el beso ya...sé que muchas os quedasteis con las ganas pero lo bueno se hace esperar ^^' Y eso de que los compañeros de Ali se parezcan a los tuyos no me gusta nada, yo no quisiera cerca a esos idiotas!! déjame la motosierra que yo te los quito de en medio ò.ó

      Eliminar
  5. Me ha encantado^^ cuanto tiempo sin leer tus historias neni -^^-.
    ¿Veis como Thaerion es mucho mejor que Serpiente? Apuesto que a este de adolescente no era ni la mitad de macarrilla romanticón que es este.
    Por cierto, Alidaen si que tardó en ponerse la camiseta, seguro que no le importaba tanto que la viese desnuda ajajaja.
    Está genial nena^^ enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si, ya te daba por desaparecida! Pero bueno ya sabes que aquí las tienes siempre que quieras guapa ^^

      Lo de macarrilla romanticón define muy bien a nuestro Thaerion xD y Serpiente...bueno no, no se parecía mucho a él durante su adolescencia. Él prefería los libros, aunque si que comparten algo en común y es que los dos eran algo rebeldes, sobre todo Serpiente.

      Y si, es que a Alidaen realmente eso de desnudarse por aquel entonces no le costaba tanto, fue a partir de la influencia de Isabelle cuando empezó a desarrollar cierta fobia hacia la desnudez y también conoció el pudor. Antes era como Iris :P y como la Ali del Aion jajaja Y bueno para que engañarnos, en el fondo disfrutó viendo como a Thae se le fueron los ojos ;)

      ¡Gracias guapa, un beso muy grande!

      Eliminar
  6. Ho estuve esperando tanto este momento! =D jeje ahora si se como terminó esa fiesta >.< . Pobre Ali le paso de todo! tuvo que lidiar con cerdos violadores, arpías, cachorros en peligro, gente chusma, y encima otra chica beso a su salvador xD creo que de todo eso es lo que mas le molesto, pero bueno fue para que la dejaran en paz, aunque para mi que Zoe aprovecho la situación xD jejeje
    Que bueno que Thaerion le dio su merecido a Dean, porque por mas que no hubiese sido un puñal de verdad se lo merecía! y bastante cobarde resultó ser! xD me gusto el estado en el que se encontraba con sangre y en esa pose >=D ya me estoy volviendo diabólica xD también me gusto que Ali le diera un buen golpe a Faith, porque si bien la violencia no es la respuesta y Ali es paz y amor todo tiene un limite en la vida y Faith si que se paso XD
    es bueno ver a Ali reaccionar de vez en cuando ^^
    aunque ahora no me quiero imaginar lo que le espera en la escuela x.x ahora si va a ser peor la cosa, seguro le van a hacer la vida imposible. Pero bueno al menos pudo volver a encontrarse con Thaerion =) y las ultimas escenas fueron re tiernas jeje hasta que apareció Kheran! maldito!! aunque no es malo, el le advierte que se comporte por su bien ya que tienen un padre jodido. Pero mejor que Thaerion se revele sino estaría entrenando siempre y no habría conocido a Alidaen.
    En fin, me encanto este relato! como siempre estuvo genial ^^
    ah por cierto estaba dando vueltas en deviantart y vi que tenias una cuenta! yo tambien tengo una ahi que me lo hice hace poco y vi todas las imagenes que hiciste ^^ estan muy lindas!! despues te sigo escribiendo alla xD
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Josefina!

      Tienes toda la razón, la pobre tuvo que soportar de todo en su primera fiesta, pero es curioso que lo que más le molestase fuese el beso de Thaerion con Zoe xDDDD aunque bueno realmente estaba que no sabía donde meterse y bastante afectada y ya cuando llegó el momento digamos que no aguantó más. Y claro que sí, Zoe aprovechó la situación todo lo que pudo, tonta no es jajaja

      Si llega a ser por Thaerion no habría parado de golpear! ò.ó y Ali no suele usar la violencia, pero cuando le tocan mucho las narices es peligrosa, lo que pasa es que tiene mucha paciencia (una de las virtudes de las náyades) Lo malo es que cuando suele reaccionar se mete en más problemas aun...

      Sobre lo que pasará a continuación aun estoy en ello, la verdad es que tengo muchas cosas pensadas pero tampoco quiero alargar el final demasiado, a ver qué sale ^^'

      Me alegra que te gustase el momento romántico, y Kheran como dices no es malo, lo que pasa es que se preocupa por su hermano y quiere lo mejor para él. Es muy protector.

      Y tienes que decirme quien eres por deviantart para agregarte a amigos! en cuanto entre le echo un vistazo a ver si te veo y me paso por tu galería ^^

      ¡Besos guapa!

      Eliminar
  7. Impresionante, me ha gustado mucho. Eso si. me he quedado con las ganas de un beso final jooooooo jeje, bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé...lo sé...he sido mala jajaja Pero ya llegará...^^ ¡Besos guapa y gracias por comentar!

      Eliminar
  8. grite en la parte que llego el hermano a interrunpir el momento ji ji ji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues imagínate a Thaerion luego en su cuarto! jajaja

      Eliminar