jueves, 3 de noviembre de 2011

CAPÍTULO XI.II

❧❃❧ XI. RESPUESTAS ❧❃❧

❃ (SEGUNDA PARTE) 

(Bridgeport - 9 de Noviembre)
Una semana entera sin dejar de ver a aquella niña pálida, de ver la marca de Thaerion en su cuello y volver a ese lugar en sueños.

¿Qué quería decirme? ¿Acaso me estaba guiando hasta él?

No, no podía ser…Seguramente se trataba de mi maldita obsesión por él, que incluso sin ser consciente me obligaba a recordarlo justo cuando empezaba a ver más allá de su recuerdo.

Por una vez que intento pasar página y conocer a otra persona…está claro que lo mío no tiene nombre.

Ha pasado una década desde entonces…diez años en los que no he vuelto a estar con nadie, en los que ni siquiera me he planteado volver a probar el sabor de otros labios que no sean los suyos.

Diez años esperándole…y ¿para qué?

- Espabila bonita, que tienes trabajo.

La amable voz de Salma me salvó de volver a ponerme sentimental. Debería estarle agradecida.
Acababan de llegar tres clientes, a dos de ellos los reconocí como los chicos de aquella compañía de teatro (o lo que fuese). El otro era un hombre bastante alto, de piel bronceada y espeso cabello negro recogido en una trenza, tenía rasgos distintos a los que estaba acostumbrada a ver, seguramente perteneciese a una étnia distinta.

Me pareció bastante guapo, pero daba un poco de miedo.

- ¡Hola preciosa! – el chico rubio de las rastas fue el primero en saludar y como la vez anterior parecía muy alegre de verme.

- Hola Lande – saludé con una sonrisa.

- Mira Gas – dijo dirigiéndose al chico de la cresta rubia, que por cierto se parecía mucho a él - se acuerda de mi nombre y todo, seguro que le impacté.

- Lo raro es que no haya salido corriendo aún – contestó en tono bromista.

Los dos me recordaban a la típica pareja de película, “El Gordo y el Flaco”, siempre juntos y bromeando. Resultaban bastante divertido verlos juntos, y parecían muy simpáticos. Y la verdad es que en ese momento agradecí la presencia de alguien conocido para olvidar el rumbo que estaban tomando mis pensamientos.

- Me alegro de veros, ¿Qué os pongo?

- Yo voy a tomar una cerveza, ¿tenéis Grimbergen?

- Creo que sí...un momento.

Me di la vuelta para comprobarlo y vi como Salma y Beth miraban curiosas al grupo de chicos sentados en mi barra. Seguramente pensando a cuál de los tres echarían las zarpas primero.
- ¿Rubia o doble?

- Hombre me gustan las rubias, pero si son dos…

El chico alto y moreno, que hasta el momento no había dicho nada y sólo se había sentado a observar, movió la manaza directamente hasta su nuca, soltándole un capón que le hizo levantar de la silla.

Estuve a punto de darle las gracias, pero me las guardé para otro día.
- ¡Auch! ¡Controla tu fuerza, Hulk! – gritó masajeándose el cuello - Esto…rubia quería decir.

Sonreí y le serví su cerveza, mientras esperaba que sus compañeros me dijesen que querían.

- Una Coca Cola – pidió Gas, un chico sano al parecer – Light…si tienes.

- Su mujer lo tiene a dieta – comentó Lande por lo bajini - ¿verdad hermanito?
Y con familia, cualquiera lo hubiese dicho. A simple vista parecía de esos hombres que odian las ataduras y todos esos rollos, como suelen decir en la ciudad.

- ¿Y usted? – pregunté dirigiéndome al único que me faltaba.

Levantó la vista de la barra para posarla en mí, sus ojos negros parecían estar en otro lugar a pesar de que me miraban fijamente.

- Una cerveza, tostada – aclaró.

Lande estuvo a punto de hacer otro comentario, pero la mirada de reojo de su compañero lo disuadió al instante.
- ¡Ah! ¡Por cierto! Este es Janne.

“Pues se parece más a Tarzán”, oh dios…Lande me estaba pegando su idiotez. Por suerte no pensé en voz alta, como hago a veces.

- Encantada Janne, soy Alice.

Le tendí la mano, y él se pensó unos segundos si estrecharla o no. Finalmente la cogió y con una delicadeza premeditada me dio un suave apretón, parecía como si tuviese que controlar su propia fuerza. Y la verdad es que lo agradecía, tenía unas manos enormes y yo necesitaba las mías para seguir trabajando.

Entonces caí en algo.

- Usted es quién me encontró aquella noche, ¿verdad?
Asintió con gesto serio, o más bien con aquel gesto que no había cambiado ni un ápice desde que llegó.

- Le estoy muy agradecida, no sé qué me pasó. Pero me alegro de que fuese usted quién me encontrase, fue muy amable al ponerme a salvo.

Quizás él sabía algo más sobre lo que me había ocurrido, quizás si le preguntase podría descubrir qué pasó realmente. Estuve a punto de preguntarle en ese momento, pero Salma y Beth andaban cerca con la antena puesta, así que decidí dejarlo para otro momento.

- No fue nada, y tampoco estaba yo solo – contestó humildemente, lanzando una mirada a sus compañeros.

Pero yo sabía que él se había quedado velando por mí, lo cual hizo que enseguida sintiese confianza hacía él.
Parecía un buen hombre. A decir verdad, los tres lo parecían.

Y yo les debía una.
- Gracias a los tres, de verdad – dije terminando de servir las bebidas.

Se quedaron un buen rato, y yo seguí atendiendo clientes y limpiando mesas mientras observaba como mis compañeras hacían lo posible por revolotear alrededor de ellos.

Salma tonteaba con Lande mientras Beth lo intentaba con Janne, sin ningún éxito pues el chico ni la miraba. Parecía bastante incómodo y no levantaba apenas la mirada de su bebida. ¿Sería tímido?
Cada vez me caía mejor…

En cambio Lande estaba encantado de la atención recibida, era todo un “Don Juan”.

Pero ambas dejarían sus esfuerzos al cabo de un rato, justo cuando Beth recibió un mensaje al móvil.
Me enteré porque lanzó un gritito y fue hacia la barra dando saltos para enseñarnos muy feliz lo que ponía.
“Tengo la noche libre. ¿Quieres que pase a recogerte?”

Estuve a punto de preguntar qué tenía de especial el sms (tampoco es que fuese raro que uno de sus ligues le preguntase eso) cuando Beth comenzó a mover los dedos por el aparato y nos enseñó el siguiente.

- Mirad… - dijo con una sonrisilla.

“Por cierto…soy Valo”

- …

Ambas me miraron como si mi opinión importase mucho en esos momentos, y al ver que no reaccionaba de ningún modo Beth abrió la boca para meter el dedo en una llaga que sin saber bien porque, estaba ahí desde aquella noche.

- Salma cariño… ¿tienes condones de sobra?
Aguanté, no sé cómo pero lo hice. Y volví a atender la barra, buscando sin querer consuelo en aquellos tres chicos, que me miraban ahora con cierta preocupación.

- Alice, ¿va todo bien? – preguntó Gas.

¿Cómo había podido plantearme el tener algo con un tipo así? ¿Cómo quería olvidar el amor de Thaerion en los brazos de un hombre que no dudaba en irse con cualquiera?

- ¿Quieres que les haga mi llave de Kun-Fú? – susurró Lande con una divertida sonrisa maliciosa.
Tampoco es que me hubiese prometido el cielo, quizás entendí lo que no era y ese “y mucho más” sólo significaba “me darás tu número de móvil y quedaremos para echar un polvo si te apetece”. ¿Qué pretendía? ¿Que un hombre que podría tener a cualquiera dejase de acostarse con mujeres y se quedase completamente prendado de mí?

Aquellas cosas no pasaban en la vida real, debía dejar de ver pelis ñoñas y espabilar, y desde luego ese mensaje me hizo darme cuenta de ello.

- ¿Queréis que os sirva otra copa? – la pregunta sonó demasiado débil, así que elevé el tono de voz poniendo todo mi empeño para que pareciese indiferente a lo que acababa de ver – a esta invita la casa.
Quería que se quedasen, faltaba poco para que mi turno terminase y llegase Jake a sustituirme. Mejor, no me quedaban fuerzas para verla salir felizmente cogida del brazo de ese hombre.

- ¡Oh! ¡Pues yo quiero otra cerveza, gracias! – Lande no dudó un instante en aprovechar la oportunidad, y se lo agradecí enormemente.

Los otros dos parecían reacios a aceptar. Janne me miró como si sospechase que algo no iba bien y Gas le dio un codazo a su hermano, echándole la bronca por lo bajo mientras yo servía su siguiente cerveza.
- Otra para mí – dijo Janne finalmente – gracias.

No era la primera vez que tenía que actuar y esconder mis sentimientos a los demás, ya lo había hecho antes. Sabía bien cómo hacerlo y aquella situación no era nada comparada con lo que ya había vivido. Así que no me costó demasiado poner mi mejor cara y demostrarles a esas dos petardas que tenía mejores cosas que hacer que preocuparme por quienes se acostaban.

¿Iba dejar que una tontería así me afectase después de todo lo que me había ocurrido? Desde luego que no, y eso mismo pensaba demostrarles.

Y supongo que Salma no quedó satisfecha.

Pero mi mecha, aunque larga, tiene un límite.
- Eso de invita la casa te ha quedado genial – susurró burlona en uno de sus paseos por la barra - pero espero que todo esto vaya a salir de tu sueldo.

Pensaba hacerlo hasta que abrió la bocaza. Ya estaba harta de tanto comentario malintencionado.

- No perdona, el bote que llenáis con MIS propinas y que gastáis las dos sin consultar está lleno…Puedes cogerlo de ahí – deje mi trapo sobre la mesa poniendo una sonrisa más falsa que ellas - Y ya de paso compráis una caja de condones cada una con lo que sobre, que seguro que os hace mucha falta.
No me enteré de que había alzado demasiado el tono de voz hasta que vi a medio bar con la mirada clavada en nosotras.

“Que les den”, pensé.
Total…ya había acabado mi turno.





13 comentarios:

  1. Toma ya! Otra vez va a quedar un esa pendona? pues si que se olvida pronto de nuestra querida Alice, vaya tio mas raro, espero el proximo capitulo a ver que pasa jeje, bss

    ResponderEliminar
  2. Si fuese tan fácil olvidarla...xDD pero bueno, ya verás. Thaerion es un personaje bastante rarito, no es tan simple como parece jajaja
    Pronto subiré el siguiente capítulo, tengo que retocar aun algunas imágenes que no me convencen cómo quedaron, a ver si te gusta ^^
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Wuahahahahahahaha xDDDD, Eres la AMA! joder, escribes super bien, y encima es ocurrente.
    "Que les den-pensé- Total, ya había acabado mi turno" Wuahahahahahahaha que me reí con la última parte, espero que lo continues pronto =))

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja si...a la pobre le salió del alma que le vamos a hacer xDDDD Muchísimas gracias Justgast por tus ánimos! Y me alegro mucho de verte por aquí, besazos!!

    ResponderEliminar
  5. Vaya capitulo. Desde luego el que "les den" es lo que habría pensado cualquier otra persona. Mira, que es golfa y encima no le importa dejarlo ver. Y me da un poco de rabia que Valo le haya mandado un mensaje a ella, mientras que alice le sigue esperando. No se la merece. jejejeje.
    Me habría gustado leer este capitulo antes y comentar, pero se me rompió la fuente de alimentación de mi ordenador y no he podido conectarme a internet de ninguna manera. Vamos, que con las ansias que tenía de leer el capitulo y por fin lo he conseguido. jejeje.
    Sigue como hasta ahora.

    ResponderEliminar
  6. Que me vas a contar a mí...cada vez que escribo algo sobre Beth y Valo me da mucha rabia, sobre todo porque Alice sufre mucho aunque no sepa que es Thaerion. Pero tengo la ventaja de saber que pasará al final jijiji

    Y al principio parecerá que Valo no la merece, pero hay que comprender también un poco su postura, él no sabe nada de su pasado aun, para él Alice no deja de ser una desconocida por la que siente algo muy fuerte (por darle su sangre, supone), y a la que debe olvidar por dos motivos: protegerla y porque se lo han ordenado. Son muchos años los que arrastra y en los que se le ha enseñado sólo una cosa: obedecer, y en los que olvidó el significado del amor. Es ahora cuando poco a poco se está dando cuenta de lo que siente realmente. Aun así conforme vayas viendo el pasado de estos dos te darás cuenta de lo mucho que él la quería, y las cosas que hizo por su amor. Y que hará, ya lo verás ^^
    Me alegro mucho de que hayas podido arreglar la fuente y volver prontito, muchísimas gracias por molestarte siempre en comentar y animarme tanto con tus comentarios ^^
    Muchísimos besos y perdona por el rollazo que acabo de soltar jajaja

    ResponderEliminar
  7. A mi me parece un personaje super trabajado y lo entiendo perfectamente, incluso me gusta su forma de actuar, porque lo que le pasa es que está coladito por ella y quiere demostrarse a sí mismo que no es así, pobrecillo... jajaja

    ResponderEliminar
  8. Jajaja exactamente Sugar, me alegra mucho que te guste el personaje y hayas visto ese punto que para mi gusto le hace más interesante, la verdad es que de los dos el que más pena me da siempre es él xD aunque ambos tienen lo suyo claro.

    ResponderEliminar
  9. jajajajaja Me encanta! Es normal que explote al final todos nos hartamos de que nos tomen el pelo, un aplauso a Ali.

    ResponderEliminar
  10. Y eso que ella es de buena a veces tonta, pero cuando le tocan demasiado las narices salta xD

    ResponderEliminar
  11. Jajaja me encanto muchisimo el Final... Ya era hora que encarara a Salma y a Beth

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, ya era hora de que les dejase las cosas claras a esas arpías! ò.ó

      Me alegra que te esté gustando la historia javiera! es un placer leer tus comentarios ^^

      Eliminar