viernes, 9 de diciembre de 2011

CAPÍTULO I.II

❧❃❧ I. EL AMIGO INFORMÁTICO ❧❃❧

❃ (SEGUNDA PARTE) 

(Compañía Shelüne - 17 de Diciembre de 2010)

Love fool - The Cardigans ♫

El primo de Giglio apareció dos días después por la Compañía, y resultó ser un chico bastante agradable. Aunque nuestro primer encuentro fue por decirlo de algún modo…curioso, y algo humillante (sobre todo para mí).

Aquel día a Violeta le había dado por hacer experimentos con mi cara. Decía que tenía una piel estupenda, pero que no se explicaba cómo podía ser que al mojarse adoptase aquel brillo azulado tan extraño.

Y decidió hacer algunas pruebas…
Así que estuve toda la tarde con ella y con Bobarie probándome cremas que olían raro y sabían peor.

- ¡Alice deja de comerte la crema!

- Pero si aquí pone que es de pepino…- murmuré sin entender muy bien porque me echaba la bronca.

¡Que se la echasen al que fabricaba esas cosas tan asquerosas y mentía de esa forma!

- Y barro… ¡Anda quita! – dijo dándome un pequeño manotazo para apartar mi dedo de la cara.
- Oish querida – Bobarie hablaba siempre un tono muy raro pero que me resultaba bastante divertido - ¿nunca has usado cremas? ¿Pero en qué mundo de salvajes vivías tú?

- Riverview – contesté algo incómoda por la crema que ya empezaba a secarse en la piel.

- ¿De verdad? – Preguntó Violeta con una sonrisa – ¡mi familia es de allí! Yo solía ir de pequeña a casa de mi abuelo John. Era un músico bastante famoso, volvía a las chicas del pueblo locas con su guitarra – rió un poco al recordarlo - ¿En qué parte de la ciudad vivías?

Oh oh…acababa de dar más información sobre mí de la que debía… ¿pero era justo que les mintiese o le ocultase tantas cosas cuando ellos se habían volcado en mí de esa forma?

- Yo tuve un novio de Riverview hace años… - comenzó a contar Bobarie, completamente concentrado en sus recuerdos – se llamaba Raimundo… ¡ay Raimundo! –Exclamó llevándose una mano a la frente - ¡¿Por qué te fuiste?!
Ambas nos echamos a reír. Bobarie era la persona más teatral y extravagante que había conocido en Shelüne, pero me encantaba pasar las horas con ella.

Según decía era una mujer encerrada en un cuerpo de hombre, y aunque en un principio me costó creerlo (después de todo mi abuela nunca me había hablado de la homosexualidad y era bastante simple en ese sentido), al poco tiempo de conocerla realmente me di cuenta de que era así. Mi curiosidad me hizo acercarme más y descubrir la gran persona que tenía delante, y de lo fascinante que resultaba observarla.

Y lo mejor de todo es que al igual que pasaba conmigo (diferente a mi manera), todos la trataban como una más.

- Vivía con mi abuela cerca del lago Golden Willow, a las afueras de la ciudad – contesté al cabo de unos segundos.
- ¿Allí no fue donde apareció muerto ese empresario tan famoso? – preguntó Violeta sin darse cuenta de que acababa de ponerme pálida como la nieve (normal, tenía la cara llena de pepino…) - ¿cómo se llamaba?

- N-no lo sé – contesté bajando la mirada.

- ¡STOOOOP! – Gritó Bobarie colocando la manaza abierta entre nuestras cabezas - ¡Prohibido hablar de temas escabrosos en el camerino!

- ¡Ops! ¡Es cierto! – exclamó Violeta, llevándose la mano a la boca – con tanta norma se me ha olvidado.
- Sin normas no hay paraíso, querida. ¡Y este lugar es sagrado!

Sin normas a saber hacía donde habría llegado la conversación, nunca hubiese pensado que agradecería que existiesen alguna vez.

- Es sin tetas no hay paraíso… - le corrigió Violeta.

- Oye bonita…si nos vamos a poner a hablar de tetas me voy ¿eh?

Violeta se echó a reír de nuevo, mostrándole con picardía sus más que generosos atributos femeninos.
- Eso se llama envidia – dijo burlona.

- ¡Envidia cochina! – repitió Bobarie llevando sus manos a los pechos de Violeta bajo mi absorta mirada.

La mascarilla se me había secado y casi se me queda la cara de besugo mirando la escenita.
Algo parecido a la cara que se les quedó a Giglio y su primo cuando entraron en el camerino justo en ese momento.

Fue algo como…
- Mira Francessco te presento a… ¡Oh!

(Ambos mirando hacia el escote de Violeta…)

- Oh…- repitió él tapándose los ojos avergonzado.
(Mirando mi cara…)

- ¡Joder!
- ¡Ostias, una cereana!

Si, lo sé, fue bastante ridícula la escena. Y encima sigo sin saber que es una cereana pero me miró como si fuese de otro planeta.

Por suerte Violeta se dio cuenta rápido y entre ella y Bobarie echaron a empujones a los dos chicos del camerino.

- ¡Prohibido chicos! – gritaron las dos cerrándoles la puerta en las narices.

- ¡Maldición! – Gritó Violeta después – han llegado antes de tiempo.
Se apoyaron en la puerta a la misma vez (era sorprendente lo coordinadas que podían llegar a estar), y me miraron como si acabase de ocurrir algo malo. Muy malo.

- ¡Esto es horrible! una mascarilla puede estropear toda la magia en cuestión de segundos ¡Hay que hacer algo! – exclamó Bobarie haciendo aspavientos con las manos cómicamente.

¿De qué estaban hablando? ¿Tan malo era lo que me habían echado?

- Pues quitármelo…- contesté empezando a preocuparme por mi cara.
- Yo sugiero un vestido con la falda muy corta.

- Y con mucho escote.

Me perdí entre una y otra, pero creo que hablaban de mi atuendo.

- La última vez que llevé falda corta y escote acabé despertándome aquí sin saber que me había pasado, mejor no…- contesté no muy segura de la idea.

- Mejor, mucho mejor – murmuró Violeta.

Me ignoraron, y siguieron haciendo planes sin darse cuenta de que, cansada de escucharles, había decidido ir al baño y meter la cabeza en el lavabo para limpiar ese potingue y de paso refrescarme un poco.
Después salí del camerino para hablar de una vez con el primo de Giglio.

Estaban en el pasillo, hablando en su idioma de a saber qué. Y antes de que reparasen en mi presencia ya estaba delante del chico tendiéndole la mano.
- Hola, me llamo Alice.

Si antes no había podido disimular su sorpresa en esa ocasión tampoco lo hizo, me estrechó la mano con cara de estupefacción y murmuró su nombre. Enterito...

- Andy Andrea Francessco Aimonetto.

¡Y vaya nombre!

- Esto…Fran, llámame Fran.

- Pffff….JAJAJAJA.
No pude evitarlo, lo siento…ya os dije que no empezamos con muy buen pie.

Estuve cerca de cinco minutos riéndome sin parar ahí de pie, mientras los dos me observaban sin pestañear (o casi).

Y después de ir al baño (a mear). Volví, ya más relajada.

- Esto – carraspeé poniéndome algo más seria – un placer.
(Más tarde...)

Minutos después estábamos en mi habitación a solas, ya que al parecer a Giglio le había surgido un asunto de última hora y no podía acompañarnos.

- Oye, siento lo de antes…- me disculpé mientras él trasteaba con su portátil en el escritorio – tienes un nombre muy bonito.
- Bueno, yo te llamé cereana – contestó restándole importancia – además seguro que es la primera vez que escuchas un nombre así de largo con un acento tan encantador.

Sonreí y miré hacia la pantalla, lo único que veía era una pantalla negra y un montón de códigos indescifrables y letras.

- ¿Qué haces?

- Me han dicho que quieres averiguar todo lo posible sobre el crimen del Horny Shark.

Asentí. Al parecer había hecho los deberes antes de venir, porque ya estaba al tanto de todo.

- Intento entrar en la base de datos de la policía, concretamente en el departamento criminalista para ver si logro acceder al caso. En la red no se hablaba de nada que no sepáis ya.
- ¿Tardarás mucho?

- Ponte cómoda, esto va para largo…

Aproveché para ir a la cocina y traerle algo de comer y bebida mientras yo me entretenía leyendo u organizando lo poco que tenía en la habitación.

Desde el primer día en Shelüne ya tenía mi propio cuarto, y un armario entero lleno de ropa y zapatos que Violeta y Ángela me habían regalado de lo que ya no se ponían. Yo misma me entretenía ajustando la ropa a mi medida, y cuando podía bajar a la zona de las aulas aprovechaba para coser en el precioso taller de Bobarie.
Era uno de mis lugares favoritos de Shelüne, junto con el teatro y mi pequeño jardín. 

Mi cuarto tenía lo básico y muebles muy austeros de color gris y blanco. Como decía Violeta cada habitación debía representar la personalidad de cada inquilino y debía ser yo la que eligiese su decoración conforme me fuese adaptando a ella. Pero lo cierto es que me gustaba así y de momento estaba demasiado ocupada intentando acostumbrarme a los enormes cambios que había sufrido mi vida en ese último año como para encima añadir nuevos.

Después de cinco horas y media, en las que Francessco no separó apenas la mirada de la pantalla de su portátil, había cosido a mano todos los bajos de mis pantalones, ajustado las pinzas de dos faldas y limpiado mi cuarto de arriba a abajo. Y seguía sin encontrar nada sobre el caso.
-          ¿Nada? - pregunté entre bostezos.  

-          Sigo sin poder entrar en su base de datos, es bastante complicado aunque no lo parezca. Todo lo que he hecho este tiempo ha sido adoptar las medidas necesarias para intentar entrar en su red de forma segura. Ya que si descubren que una IP ajena se ha colado en su sistema…

Parecía que me hablaba en chino, pero resultaba bastante agradable verlo tan concentrado en su trabajo.

Era un chico bastante alto y de complexión delgada. Tenía el pelo castaño cortado a la altura de las orejas. Algo alborotado y desaliñado, lo cual creaba un curioso contraste con su perilla que parecía haber afeitado pulcramente esa misma mañana.
Tenía unos preciosos ojos de color verde, enmarcados bajo unas gafas de pasta negra y un pequeño aro de plata en la oreja izquierda.

Al igual que su primo tenía un tono de piel ligeramente tostado por el sol, pero salvo en el color del pelo y en eso no se parecían en nada más.

-          Puedes dejarlo para otro día si quieres, pareces cansado.

Se frotó los ojos enrojecidos y negó con la cabeza.

-          Ya casi lo tengo, no te preocupes…- murmuró apartando la vista unos segundos del ordenador para fijarla en mí.
Rellené su vaso de Coca Cola y le dediqué una sonrisa.

-          Gracias por lo que estás haciendo, eres muy amable.

-          Tranquila, ya te pasaré la factura luego – bromeó dando un gran trago a su refresco y mirando de reojo mis orejas terminadas en punta – Por cierto ¿Eres fan del Señor de los Anillos?

-          ¿Eh?

-          Por las orejas – contestó señalando una de ellas con el dedo – pareces una elfa.
-          No eres el primero que me lo dice, pero no…son así de nacimiento.

-          ¡Oh! Pues si te hubiese visto Peter Jackson antes seguro que te habría dado un buen papel en la película.

-          Bueno, si hubiese sido actriz en vez de camarera seguro que me habría ido mejor – contesté con una sonrisa.

-          Estar rodeada de tipos vestidos de orco no debe ser muy bueno para la salud.

“No más que ser perseguida por un asesino”, pensé.

Debió notar mi cambio de ánimo, porque se quedó mirándome algo preocupado sin atreverse a preguntar qué me pasaba.

-          Será mejor que siga con esto – comentó volviendo la vista hacia la pantalla – no te preocupes, ya verás cómo lo encontramos.

No tardé en quedarme dormida con el sonido del teclado y los murmullos incomprensibles de Francessco de fondo. Hasta que horas después el sonido de su voz me despertó de golpe.
 ♫ The Illusive Man - Mass Effects 2 OST ♫


-          ¡Ecco!  - gritó - ¡Aquí está!

Me incorporé de un salto y me acerqué para ver de qué se trataba. Tenía aun los parpados pegados por el sueño y la habitación estaba a oscuras. Miré el reloj de la pared y vi que eran las tres de la madrugada.

Llevaba durmiendo unas cuatro horas y el pobre no se había separado de su ordenador salvo para ir al baño y a por más refresco.

-          Mira esto – dijo haciendo un gesto con la mano para invitarme a que me acercase – no es gran cosa pero he conseguido acceder a la ficha del caso. Aunque no pone casi nada. Es raro porque normalmente suelen ocupar páginas y páginas sobre la investigación…El caso lo lleva un tal William Frangman.
Eché un vistazo y lo primero que vi fue una imagen a todo color del cadáver de mi compañera.

Francessco se dio cuenta de lo que estaba viendo y rápidamente pasó de página.

-          Lo siento, no sabía que estaba eso ahí.

Cerré los ojos unos instantes, obligándome a apartar aquella imagen de mi cabeza mientras me frotaba los ojos simulando estar cansada.
-          No te preocupes – contesté - ¿Pone algo sobre su asesino?

Francessco siguió leyendo en voz alta.

-          Aquí sólo hablan de un posible sospechoso, detenido el día 10 de Noviembre por los agentes Richardson, Jackson y el inspector Frangman. Un tal “Halcón” de las Sombras. Suena a mafia chunga…

-          ¿Halcón? – pregunté volviendo a fijarme en la pantalla.

-          No pone ningún otro nombre. Mira…

Había una foto suya en blanco y negro, en la que aparecía tocando la guitarra con el pelo suelto. De fondo se podían leer las letras de un cartel de neón, pero estaban escritas en un idioma desconocido y extraño, ni siquiera reconocía el tipo de caracteres que se representaban en él. ¿Griego quizás?
Era Valo…

-          Halcón, fecha de nacimiento desconocida aunque pone entre paréntesis treinta y pico, nacido en a saber dónde…pues sí que tienen datos sobre el sospechoso – murmuró por lo bajo – miembro de las Sombras desde octubre del año 2008. No pone mucho más…el resto de la información parece encriptada y es imposible acceder a ella sin que me pillen. Puedo intentar buscar en internet información sobre esa mafia, o lo que sea…

Me quedé en silencio, sin dejar de mirar su rostro y olvidándome por un instante de la presencia de Fran.

-          Tierra llamando a Alice… ¿Estás bien?
-          Si si – respondí rápidamente.

-          No me has contestado, ¿quieres que busque información sobre las Sombras? Soy italiano, llevo en la sangre eso de las mafias – bromeó.

Medité la respuesta unos segundos antes de contestar.

¿Deseaba realmente saber en qué estaba metido ese hombre, o prefería seguir teniendo una imagen idealizada de él? ¿Quería poner en peligro a ese chico al intentar sacar más información de la que debía, o por el contrario prefería seguir sin tener ni idea de lo que era esa organización?
-          No…de momento tengo suficiente – contesté no muy animada – además, es mejor que descanses, llevas demasiadas horas delante de esa cosa – dije refiriéndome al ordenador.

-          He llegado a resolver problemas aritméticos que me han llevado más tiempo, esto no es nada – contestó con una sonrisa autosuficiente, pero cansada.

-          Te debo una, muchas gracias.

Él negó con la cabeza sin borrar aquella sonrisa de su rostro y se levantó de la silla revolviéndose el pelo con la palma de la mano.
-          Ha sido divertido, si quieres repetir algún día avísame. Aquí tienes mi móvil…

Me tendió una tarjeta, donde sólo ponían un montón de ceros y unos juntos que casi ni cabían en el papel.

-          Qué número tan largo…- comenté extrañada.

-          Jeje, es mi nombre en binario ¿a que ya no te parece tan largo el normal? – le dio la vuelta a la tarjeta y pude ver entonces un número de teléfono de nueve dígitos – este es mi móvil, llámame cuando necesites un informático o bueno, cuando te apetezca…ya sabes, por si quieres tomar un café o algo - carraspeó y volvió a revolverse el pelo algo nervioso.

Asentí con una sonrisa y guardé su tarjeta en el bolsillo de atrás de mis pantalones.
-          Claro, será un placer volver a verte – contesté tendiéndole la mano.

El me la estrechó con delicadeza, tenía unas manos cálidas y suaves.

-          Bueno pues…es hora de que vaya a dormir un rato a casa.

-          Es tarde – dije - ¿Por qué no te quedas aquí?

-          ¿En…en tu cuarto? – preguntó sorprendido.
-          ¡N-no! – contesté avergonzada – quiero decir…no me molestas pero me refería a una de las habitaciones de al lado, hay bastantes libres y no creo que a Ángela le importe…

-          Ah claro, vale, a eso me refería yo también – dijo nervioso.

Bajé la vista hacia el suelo y le acompañé a uno de los cuartos que usaban los invitados, al parecer Violeta había sido previsora y lo había dejado listo para que él se quedase.

Después de despedirme de él volví a mi habitación, y posé la vista en el escritorio donde había estado el ordenador de Francessco, recordando la fotografía de Valo y la de Beth.
¿Halcón…o Valo? ¿Miembro de las Sombras o músico callejero…? ¿Quién era realmente ese hombre? ¿Y en qué tipo de asuntos estaba metido? ¿Es que realmente había tenido algo que ver con la muerte de Beth?

Suspiré para mis adentros. No sólo no había logrado despejar mis dudas, sino que además había añadido bastantes más a una lista ya de por sí bastante amplia.

Y no tenía ni idea de cuál sería mi siguiente paso, pero lo único que estaba claro en ese momento es que necesitaba descansar, y tratar de olvidarme por unos instantes de todo…

(Prisión de las Sombras)

Uno de los guardas de la prisión de las Sombras entró en mi celda.


- Prepárate, el líder de las Sombras quiere verte.

Por fin se dignaba a aparecer…

Pero no era Lobo el que atravesó la puerta esa noche.

- Serpiente…
- ¿Te sorprende verme, Halcón?

- Me sorprende que Lobo te haya permitido llegar tan alto, lo de que eras un trepa no sé por qué ya me lo imaginaba.

Él se rió, dejando a la vista sus afilados colmillos.

- No ha tenido demasiadas alternativas.

¿Había conseguido vencer a Lobo? Imposible…él era el único que llevaba la sangre de Ahasa en su interior, ningún otro vampiro podría vencerle. A no ser…

- Se acerca una época de cambios, Halcón. Y estoy aquí para que tu colabores en ellos…- dijo tendiéndome la mano con una sonrisa lobuna.
- No pienso trabajar para ti.

- No te he pedido que lo hagas, pero aun así colaborarás, ya lo verás.

- ¿Se puede saber qué quieres? – pregunté cansado de escucharle.

- Sacarte de aquí.

Parpadeé varias veces, incrédulo.
- ¿Qué?

- Ya me has oído…estás limpio. He arreglado todo lo necesario para que quedes completamente libre de cargos, para la policía nunca has sido detenido por ellos. Ni nadie te ha visto en el lugar de ese crimen.

Fiarme de él habría sido una equivocación, y no pensaba hacerlo.

- ¿Y por qué motivo querrías tu ayudarme a salir de aquí?

- ¿Y por qué no? ¿Te crees tan importante como para merecer mi odio?

- No me fio de ti.

- No me importa – contestó encogiéndose de hombros y saliendo por la puerta – por lo que a mí respecta eres libre de hacer lo que te plazca, sal de aquí y tírate a todas las camareras que quieras, dale tu sangre a tu perro, hazte un piercing de plata en los pezones…Me la suda.

Hizo una pausa para mirarme a los ojos, sus pupilas estaban contraídas como las de un reptil.
-  Pero no te entrometas en mi camino, y yo tampoco lo haré en el tuyo.

¿Él ayudándome? Al parecer el mundo se había vuelto loco a finales de año…

Pero Serpiente no era de los que hacen las cosas por desinterés, y yo no era tan tonto como para creerlo. Era libre, sí. Pero sólo porque a él le interesaba que lo fuese.

Aun así no pensaba desaprovechar esa oportunidad, y tenía muy claro que era lo primero que haría al poner un pie fuera de esa celda.

Claro que antes me hacía falta un baño…
Y un buen afeitado.




(Comentario sobre este capítulo)

18 comentarios:

  1. Me ha encantado!!!
    Jajaja qué risa el Fran dudando si quedarse en la habitación de Ali...
    La inocencia de Alidaen es tremenda, qué bien caracterizada... por no hablar de Bobarie, mira que tocarle las tetas a Victoria en pleno camerino.
    Estupendos todos los personajes, está superinteresante la historia. Entro todos los días varias veces a ver si has escrito algo más porque esque es una maravilla.
    Saludos y sigue así!

    ResponderEliminar
  2. Sugar muchísimas gracias por pasarte todos los días y tomarte la molestia de comentar, eres un Sol! A mi también me encanta tu blog y todos los días echo un vistazo para ver si actualizaste ^^

    Y sí, la pobre Alidaen es que de inocente ya se pasa, no se entera de nada la mayoría de las veces jajaja demasiado ingenua me parece a mí para un lugar como Bridgeport. Veremos como acaba xD

    Fran es un personaje bastante tímido, pero en el fondo tiene algo más de picardía, aunque juntos como ves son un desastre xD Y bueno Bobarie es un caso aparte y más si se junta con Violeta, que no tiene vergüenza ninguna jajaja

    Intentaré subir el siguiente capítulo prontito y no hacerte esperar mucho, un beso!

    ResponderEliminar
  3. Que bueno... que bueno... Me ha encantado este capitulo.. Me pregunto que se trae serpiente... Ojala puedas actualiza pronto

    ResponderEliminar
  4. Gracias Eclipse! la primera parte del siguiente capítulo la tengo casi acabada así que no creo que tarde demasiado en actualizar. Un beso preciosa!

    ResponderEliminar
  5. No había comentado se me olvido aquella vez pero volví a leer y solamente digo... [perversión on] Si bajan la cámara un poco mas en la ultima imagen me desmayo[listo perversión off] xDDDDDD

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja ya creía que nadie haría un comentario sobre ese magnífico trasero!! Gracias Kathy! me alegro de que te haya gustado xDDDDD

    ResponderEliminar
  7. Bueno un poco de humor entre tanta tragedia e intriga, genial!!!

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja si bueno, siempre me gusta meter algun capitulillo por medio o alguna escena de humor para intentar quitar el sabor amargo que pueda dejar tanto drama xDDD Me alegro de que te guste ^^

    ResponderEliminar
  9. mucho humor, me encantó! pobre ali, su inocencia no la deja entender nada jaja aunque lo mejor del capítulo fue la última imagen ;) cómo vas a hacernos eso? jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji si, Ali es bastante inocente a veces y no se entera de las cosas, pero bueno es parte de su encanto xD ¿te gustó la última imagen? ;)

      Eliminar
  10. Cuando subiran el proximo capitulo???? estoy expectante, lo e leido toditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola javiera!

      Pues ahora estoy preparando el siguiente capítulo del Relato Golpes del Destino, supongo que para la semana que viene estará el XIV de la segunda temporada de la serie ¡Gracias por tu interés! y espero seguir viendote por aquí!! Besos ^^

      Eliminar
  11. wee me encantó >.< guiño a telecinco D: y enserio, me ha hecho mucha gracia lo del principio u.u
    Hums la historia está muy interesante~~ :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji bueno ya conociste a la señora Bobarie, cuando se junta con Violeta son lo peor que existe xDDD Me alegra que te esté resultando interesante!!

      Eliminar
  12. Bobarie and Violet were so funny. And the hands on the chest! hahaha the faces
    I hope Fran does not get any strange ideas on Alice.

    And Valo is right to watch that one, he seems the snake, definitely.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. They make a very funny couple ;P
      You'll see ...^^
      Kisses!

      Eliminar
  13. me encantan tu pagina de donde sacas la ropa medieval y las ideas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas Michi Ynocent! ¡Muchas gracias por tu comentario! Me alegra que te guste mi página ^^

      La ropa medieval la saco de muchísimas páginas distintas donde comparten contenido personalizado para el juego, yo suelo entrar en My Sims 3 Blog y poner en el buscador lo que me interesa, como "medieval armour" "sword accessory", etc. y de allí voy enlazando de una página a otra, puedo tirarme horas incluso buscando descargas que puedan servirme. Con el buscador de Google mismo te salen un montón de páginas si sabes cómo buscar, y si te interesa tienes a la derecha una lista de blog que suelo seguir donde puedes encontrar mucho contenido de ese tipo.

      Y bueno...sobre las ideas pues generalmente salen de mi cabeza, que anda siempre en las nubes creando historias jajaja supongo que la inspiración es algo cada uno obtiene a su manera, pero yo suelo sacarla de temas musicales que me hacen soñar, de series que me encantan, de videojuegos y como no, de la lectura, que me apasiona.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar