jueves, 24 de abril de 2014

CAPÍTULO XXIV: Un agradable pero frío paréntesis.

(Bridgeport, 1 de Marzo de 2011)

Era día festivo en la ciudad y las chicas, al verme tan demacrada, me dieron unos días libres para que me relajase y me divirtiese un poco fuera de la Compañía.
 Rebecca, la mujer de Gas, me invitó a ir con ellos y con los niños a un parque de atracciones que habían abierto hacía poco, y yo acepté encantada, pues hasta ese momento no había pisado uno en la vida. Lande también se apuntó, y entre todos pasamos un día muy agradable y divertido.
 Una vez allí, nos encontramos de casualidad con Francessco que estaba pasándoselo bomba él sólo en la montaña rusa, y se unió a nosotros convenciéndome para que me subiese con él en esa atracción infernal que casi me hace echar el desayuno ahí mismo.
 -          ¡Vamos Alice! ¡Si es muy divertido! – gritaba entusiasmado Lande, que iba un vagón por detrás nuestro y se lo estaba pasando pipa con su sobrino.

-          ¡No quiero morir!

-          Jajaja ¡No sabía que fueses tan miedica! – exclamó Fran mientras me quitaba las manos de los ojos para que viese la caída a la que irremediablemente nos acercábamos poco a poco.

- ¡No soy miedica! - respondí tratando de hacerme la valiente y no gritar - ¡AAAAHHHHH!
 Sin éxito claro.

-          Jajajaja ¡Esto es una pasada!

-          ¡Sin manos, tito!

- ¡Yuhuuuuu!
 Pero la verdad es que después de la tercera ya me acostumbré y empecé a divertirme tanto como el resto.

Había zonas donde pasábamos por debajo de enormes chorros de agua, y otras donde una especie de peces mecánicos saltaban sobre nosotros como delfines. Eran mis favoritas, aunque acabásemos empapados yo adoraba sentir el agua fresca cayendo sobre mi rostro.
 Era una sensación muy emocionante, y seguramente si no fuese por el delicado estado de salud de mi estómago, seguramente habría disfrutado más...
 Pues al final acabé en el baño como suponía que haría al subirme en la montaña rusa.

-          ¿Estás bien cielo?

Me había encerrado en una de las letrinas del solar para vomitar y Rebecca se acercó algo preocupada al ver que no salía, acompañándome después hasta uno de los bancos del parque.

En ella había una réplica en piedra de uno de los personajes más influyentes de nuestro mundo, un tal Twallan, que al parecer había hecho grandes avances para ayudar a hacer nuestras vidas más agradables y sencillas.

-          Si… – sonreí para que no se preocupase y di un trago a la coca cola que me ofreció para refrescarme. – Creo que me pasé con la montaña rusa.

-          No deberías subirte a esos sitios en tu estado –respondió de forma maternal.
 -          Es que me convencieron… – comencé a explicarme - espera… ¿Qué estado?

Se echó a reír al ver la cara que puse.

-          Tranquila mujer, que no lo digo por nada raro – aclaró – es sólo que se nota que no estás bien.

-          Ya…no sé, será el estrés. O el cambio de tiempo.

La verdad es que hasta yo empezaba a preocuparme, nunca había estado enferma más de un par de días a lo sumo, y ya llevaba así cerca de tres meses.

-          ¿Y por qué no vas al médico y sales de dudas? Si quieres puedo acompañarte.
 A estas alturas todo el mundo sabía ya de mi aprensión hacia los médicos, pero por mucho que me preguntasen siempre me cerraba en banda y no quería saber nada del tema.

-          Ya me siento mucho mejor – contesté evadiendo la pregunta – No hace falta, de verdad.

Rebecca no parecía muy convencida, pero tampoco quiso insistir más y se llevó una mano a su abultado vientre.

-          Cuando yo me quedé embarazada de Duncan estaba más o menos igual, por suerte tras el primero los otros dos embarazos los he tenido bastante normales.
 -          ¿Duncan fue tu primer hijo? Pensaba que Jack y Sally…

Aunque eran algo morenos para ser hijos de Gas.

-          No, a ellos los adoptamos cuando eran muy pequeños – sonrió – Gas y yo teníamos problemas para engendrar y decidimos hacernos cargo de los dos como si fuesen nuestros hijos. Y les queremos tanto como al resto, son unos chicos estupendos.

-          Tenéis mucha suerte, ojalá yo pudiese tener una familia como la vuestra.

Lo dije sin pensar, pero era lo que sentía realmente. Supongo que el hecho de no poder tener un hijo propio me hacía desearlo inconscientemente.

-          ¿Y por qué no vas a tenerla? Eres muy joven todavía, y estoy segura de que tienes un montón de pretendientes.

En ese momento miró sonriente a Francessco, que estaba con Lande jugando a aporrear enanos en una máquina sin enterarse de nada.
-          Aunque quisiera no podría – confesé tratando de no parecer muy afectada por ello.

-          ¿Y eso?

-          Es…difícil…- traté de buscar el modo de explicarme sin tener que revelarle demasiado. – Hace años tuve unos problemas…y bueno…la verdad es que no funciono como la mayoría de chicas de mi edad. Reproductivamente hablando.

Rebecca me miró extrañada, y no era para menos, me explicaba fatal. Pero era la primera vez que hablaba del tema abiertamente y me costaba encontrar las palabras para hacerlo.


-          No lo entiendo… ¿Pero el período te baja normalmente?
 -          ¿Período?

-          Si, la regla. Ya sabes, cuando ovulas cada mes…- esta vez la que parecía confusa era yo, por lo que abrió los ojos de par en par sorprendida – espera…no me digas… ¿No has tenido nunca un sangrado?

-          Bueno si, a veces me he caído y me he hecho daño. Sobre todo cuando era pequeña…- me quedé pensativa unos segundos, y entonces caí en la cuenta de lo que hablaba. Por raro que pudiese parecer yo no estaba muy familiarizada con ese tipo de temas tan normales para otras mujeres, y lo que otras consideraban extraño yo lo veía de lo más normal – No, no de ese modo. Yo nunca he tenido sangrados mensuales.

-          Oh…vaya – por unos segundos no supo qué decir, pero finalmente terminó sonriéndome para no hacerme sentir mal – Diría que lo siento, ¡pero no sabes la suerte que tienes! – trató de animarme – No sabes lo molesto que puede llegar a ser.
 Yo le devolví la sonrisa y me encogí de hombros, tampoco es que pudiese quejarme de algo que nunca he sentido.

-          Si quieres podemos ir con el resto – terminé diciendo al verla algo incómoda y preocupada por mí. – Creo que Gas te necesita.

Nos echamos a reír al verlo tratando de quitarse de encima a Duncan, que estaba enganchado a su pierna, mientras la pequeña reclamaba su atención para que le subiese en un barco pirata que ya estaba ocupado por otra niña.
 -          ¡Cuando quieras te presto uno de los míos!

-          Jajaja seguro que no tendría tanta paciencia como vosotros.

Rebecca me guiñó el ojo, y con una amable sonrisa se disculpó para ir en su ayuda.

Yo decidí acercarme donde estaban Lande y Francessco y jugué un rato con ellos, y hasta batí un nuevo record al aplastar a un montón de vampiros mecánicos con el martillo de gomaespuma.
 -          ¡Ala! ¡Eres un hacha aporreando bichos! – exclamó el rubio - Acabas de superar mi puntuación.

Francessco Y Lande me miraron como si aquello fuese algo difícil, y éste último lanzó una miradita divertida al otro.

-          Oye, cuidado con ésta que es un peligro.

-          Tengo suerte de no ser un vampiro – respondió él rascándose la nuca nervioso.

-          Bueno pareja, voy a ver cómo va mi hermano.
 Lande nos dedicó un guiño y nos dejó solos. Francessco me miró cómo si él no hubiese tenido nada que ver con eso y se sonrojó un poco.

-          ¿Estás ya mejor? Parecías algo mareada antes.

-          Si, ya estoy bien.

-          Me alegro…ummmm… ¿Te apetece un helado?

-          ¿Con este frío? No me apetece mucho, pero gracias.

-          Ya…sí, es cierto… - pensó de nuevo algo tenso - ¿Un café?

-          Estaría bien – contesté sonriendo para intentar tranquilizarle.

-          Bien…vamos allí.

Nos acercamos a uno de los muchos puestos que había por la feria donde servían café recién hecho de distintas clases, y me invitó a un capuchino cargado de espuma y con canela por encima. Estaba riquísimo, y agradecí el calor que desprendía a través del cartón en mis manos.
 La primavera estaba al caer, pero esa semana estaba siendo especialmente fría y había que ir más abrigado por la calle.

-          ¿Damos un paseo mientras? – preguntó tímidamente.

-          Claro.

Echamos a andar por el parque y noté que Francessco seguía muy callado y nervioso, así que decidí romper el hielo un poco preguntándole por sus cosas.
 -          ¿Qué tal te fueron los exámenes? Violeta me dijo que ya los habías terminado.

-          Si, menos mal. Creo que los he aprobado todos.

-          ¡Vaya! ¡Enhorabuena! – le di un pequeño apretón en el brazo y sonreí al ver los tímidos hoyuelos que se formaron en sus mejillas. – Así que vuelves a ser un hombre libre.
 -          Sólo durante un par de meses, y no del todo…pero sí – carraspeó - o sea…yo siempre estoy libre para ti. Aunque tenga exámenes.

Bajó la mirada hasta su café y dio un último sorbo de éste.

-          Debo sentirme halagada entonces – contesté animada. - Tu primo dice que es casi imposible conseguir que salgas de casa cuando estás enfrascado en tus estudios.
 -          Mi primo suele exagerar el noventa y nueve por ciento de las cosas que dice – bromeó con una sonrisa – y el uno por ciento restante no cuenta porque suele ser mentira, sobre todo si se trata de mí.

-          Lo he notado – reí – pero parece que a pesar de todo os lleváis muy bien.

-          Bueno, tenemos nuestros momentos…pero sí. Aunque somos muy distintos, y eso hace que choquemos muchas veces. Le gusta mucho hacerme rabiar…es así desde que éramos unos críos.

-          Habría que haberos visto juntos. Seguro que erais monísimos.

-          Sobre todo yo – me guiño el ojo – aunque él se eche más flores yo heredé la belleza italiana de los Aimonetto.

-          ¡Habló el modesto! –exclamé divertida.
 -          ¿Me vas a decir que él es más guapo?

Parece que la timidez empezaba a disiparse con la cafeína, y decidí seguirle el juego, animada por su buen humor y esa sonrisita medio tímida medio descarada que tanto me gustaba sacarle.

-          No lo sé, tendría que verlo a él también desde más cerca.

- Ohh...¿y a mi si me has visto bien?
 -          Un poco…- respondí insinuante.

-          Pues yo creo que no tanto como deberías- respondió acercándose lentamente. – Si lo hubieses hecho no creo que dudases ni un instante de quién es el más guapo.
 A pesar de la clara insinuación, sus mejillas estaban rojas como un tomate y su voz temblaba un poco. Al principio pensé que podría ser el frío, pero conocía a Fran lo suficientemente bien como para saber que ese tipo de juegos le ponían muy nervioso.

-          ¿Ah sí? ¿Y qué me sugieres entonces…?

Antes de que terminase la frase él se inclinó hacia mí para besarme, y esta vez no hice ningún amago de apartarme. Me apetecía hacerlo.
 Sus labios eran cálidos y sabían al café que acaba de tomarse, resultaban agradables en medio de aquel frío insoportable.

Disfruté del beso sin pensar en otra cosa, y cuando él se apartó para mirarme a los ojos vi que éstos brillaban al clavarlos en los míos.

-          ¿Y bien…? – preguntó algo inseguro.

-          Me has convencido – contesté algo tímida. – Me gustas más que tu primo.

Él se echó a reír, y más animado, me cogió de la cintura para atraerme hacia su cuerpo con suavidad.

- ¿De verdad? ¿Y no quieres repetir para estar más segura? - preguntó volviendo a rozar mis labios con los suyos para después apartarse de forma juguetona.
 -          Vaya…pareces tímido pero creo eres muy listo y lo que quieres es aprovecharte de mi ingenuidad – me defendí – Creo que para ser justos debería probar también con tu primo.

Le miré divertida y él puso una mueca haciéndose el ofendido.

-          No creo que a Nadia le hiciese mucha gracia.

-          ¿Y a ti?

-          A mi ninguna.

-          ¿Y qué piensas hacer para evitarlo?

-          Esto…

Su boca se amoldaba cada vez mejor a la mía y la sensación de estar unida a él de ese modo era muy agradable.
 Sabía que aquello no podría compararse nunca a estar con Thaerion, pero no podía negar que me gustaba estar con Francessco y me sentía atraída por él.

Noté como sus dedos se volvían cada vez más firmes y seguros en mi cintura, y cómo se aventuraban a ir más allá y bajar lentamente para rozar mi trasero. Y sentí como su respiración se aceleraba un poco mientras sus labios se volvían cada vez más exigentes.
 Cerré los ojos con fuerza y traté de corresponderle del mismo modo, pero en ese momento la voz de Duncan nos interrumpió y Fran se separó un poco mirándome nerviosamente.

-          ¡Tito, mira! – exclamó señalándonos - ¡Fran y Alice ya son novios!
 Francessco volvió a ponerse como un tomate y le tapó la boca. Observando nervioso como la gente que pasaba por ahí se nos quedaba mirando con curiosidad y el resto del grupo nos sonreían divertidos.

-          ¡Calla niño! ¡Que se va a enterar todo el mundo!

Me eché a reír, y aunque fuese algo inmaduro por mi parte...por un momento deseé que Thaerion volviese a hacer una de sus apariciones y que él también se enterase.
 Quería que supiese que yo también podía rehacer mi vida…
Cómo me hubiese gustado poder mirarle a los ojos y decírselo a la cara.

Siguiente capítulo
(Comentario de este capítulo)
(Capítulo anterior)

21 comentarios:

  1. !Noooooooooooooooooooooooooooooooo!! No quiero que rehaga su vida!!! Yo quiero que esté con Thaee >:>!!! Aunque Franchesco también tiene su puntillo ¿No? Muy bien capitulo neni! a ver si sacas Iris alguna vez ¿ah? aunque cuando sigas sacando capítulos de Thaerion o Serpiente todo irá bien *Guarda el bate*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja ¡Qué peligro tienes! Pues la verdad es que últimamente tengo olvidado al pobre Serpiente, trato de sacarlo siempre que puedo pero ahora mismo no coinciden las partes donde sale él...aunque de Thaerion verás, y mucho aun ;)

      ¡No seas mala y dale una oportunidad al pobre Francessco, que es buena gente y la quiere mucho! (aunque tu y yo sabemos que Thaerion da más morbillo jijiji)

      Y sobre Iris tranquila, que en la tercera temporada va a ser de los personajes que más salga, ya verás por qué :P

      ¡Un besote mi niña! ¡Gracias por comentar y compartir por Facebook!

      Eliminar
  2. se borro mi comentario puff
    decia que me ha encanta. que me emocione y hasta senti mariposas en la guatita. y que alidaen se merece un poco de divercion ademas son solo besitos en cambio thaerion -.- sin comentarios xd jijijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Lynn!!

      Tienes toda la razón, ya es hora de que Alidaen se anime un poco, que entre los mareos raros y lo encerrada que está en la Compañía...no da una. Y lo de Thaerion...jijiji ¡fue sin querer! pobre muchacho...ya veréis en el siguiente capítulo lo arrepentido que está ;P

      Un besote guapa y me alegra muchísimo que te gustase el capi tanto *.* ¡gracias por comentar!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Daroga! ¡Te voy a matar por borrar tus comentarios! xD

      Eliminar
  4. ¡Siempre viene bien un poco de calma entre tanta tempestad! Estamos todos deseando seguro ver una épica batalla entre Fran y Thaerion a muerte por la mano de la rubia. Ya me los imagino, uno agazapado y fundiéndose con las sombras, el otro haciendo oscilar sobre su cabeza su poderoso ratón de ordenador a modo de mangual...

    Bueno, tras esta ida de olla he de decirte que me encanta como describes las cosas, como prestas todo lujo de detalle a cosas como el sabor a café en unos labios o como te gusta dar tus punzadas cómicas a las escenas.

    Ansioso de ver el siguiente capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira a quién tenemos por aquí...si es mi gambas favorito... ;)

      Muchísimas gracias por tus palabras, y lo de la lucha titánica a muerte...yo se bien que lo que quieres es que muera uno de ellos, pero lo siento cielo, eso no va a pasar...al menos aun jajaja

      ¡Ansiosa quedo yo por tu siguiente comentario! ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. ¡Qué chula la visita al parque de atracciones! ¡La estatua de Twallan es genial, LOL!

    Tengo que reconocer que Ali y Fran hacen una pareja bastante "mona", y a ella puede venirle bien una relación un poco más relajadita, sobre todo en su estado de... ¡en su estado! jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji ¿Qué estado? *se hace la loca*

      ¡Me alegra que te gustase guapa! y si que se ven monos, pero me parece que por ahí el pobre informático no tiene muchos fans... pero ya veremos cómo va la cosa ^^

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  6. Al fin he podido leerlo tranquilamente! (estaba loca por hacerlo)

    Ya van tres meses... algo debería notarse, supongo yo, aunque claro, al ser elfa igual esas cosas cambian un poco, no sé.
    A ella no se le pasa ni por la cabeza, porque el asqueroso ese le hizo aquello, pero yo creo que sí está embarazada. Ya quiero ver la cara de Thaerion cuando se entere y encima ella esté con Francessco, quien me da algo de lástima, se está haciendo ilusiones con la rubia y no tiene nada que rascar.

    Por otro lado, ha estado gracioso ver el lado más picarón de estos dos, que hasta hace nada no hablaban por no pecar, y ahora hasta le toca el culete en medio de un parque de atracciones nada menos... jajaja :P

    Como siempre, excelente capítulo en todos los sentidos, y con muchas ganas de más!

    Muchos besos guapa!

    P.D.: La ropa de Ali es preciosa... ¿Recuerdas de dónde se puede descargar o es de la Store?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapa!

      Pues si, si es lo que parece debería notarse un poco ya, pero como veis sigue tan plana como siempre...¿qué estará pasando? quizás no sea eso jijiji ¡ya veremos!

      Si Thaerion se enterase de algo así....bueno, al primero que le daría un chungo sería a él xD y más si está con Fran.

      Y Fran, aunque sea timidín, tiene su lado pillo, aunque bueno...comparado con Thaerion poco tiene que hacer, el segundo es más directo.

      ¡Gracias por tu comentario!

      PD: La ropa te la he estado buscando, pero aun no he conseguido dar con ella, y eso que tiene que ser de las páginas de ropa donde más entro porque me suena mucho, ¡pero seguiré indagando!

      Eliminar
    2. ¡Encontré la ropa! Es de YSstudio, en concreto tenéis la falda y la camisa por separado en estos enlaces:

      Parte arriba: http://ysstudio.org/clothing_page/yuu_100_Roll-up%20knit.html
      Falda: http://ysstudio.org/clothing_page/yuu_99_pleated%20skirt.html

      Eliminar
  7. si tmabien pregunto por la ropa de ali, es preciosa :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡En cuanto consiga encontrarla os pongo link! ^^

      Eliminar
  8. Me niego! no, no, no. NO!
    Creo que he dicho que no??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj SIIIII Vampyyyy

      ¡Se nota que eres fan de Francessco!

      Eliminar
  9. Me ha costado mucho tiempo ponerme del todo al día, tal y como cuando empecé que me ví la primera temporada y parte de la segunda de golpe: con esto de la vida es jodido sacar tiempo y de pronto me acordé: "Oye, Ali tenía un blog... que molaba bastante". Joder, pues aquí me tienes de nuevo, enganchadico :D ¿Soy el único pro-Francessco aquí? *Saca una pancarta y megáfono* ¡¡Vamos campeón, tú puedes!!

    Muchísimas ganas de seguir leyendo. Y con muchas muchas ganas de ver cómo lo sigues, sobre todo. Hace ya bastante tiempo hablamos sobre ciertos asuntillos... *Risa malvada* ¡A ver si algún día te animas a ponerlos!

    Y como siempre, un gustazo saber de ti y ver que te va todo bien. ¡Un abrazo muy fuerte desde Murcia!

    Baal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Baal! *lo achucha* ¡Que alegría leerte de nuevo, ya creía que te habías olvidado de mí!

      Espero que estés muy bien guapetón, me hace mucha ilusión que hayas podido sacar algo de tiempo para hacer una visita al blog, y no te preocupes que tengo muy en mente lo que hablamos, y tengo pensado cómo aparecerá quien tu ya sabes ;)

      Ya se yo que a ti Fran te gusta, y no me extraña, era el inseparable compañero del comandante Baal (antes de desaparecer del mapa xD), qué buenos momentos pasamos roleando por aquella época ^^

      ¡Un abrazo enorme guapo, y dale a tu amor un achuchón de mi parte! Que me acuerdo mucho de vosotros!

      Eliminar
  10. :O Quien diria el cafe quita la timides debo probarlo, que wow de locacion *0*,.
    Francesco pobresito se ilusiona de nada -.- talvez termina de padre postiso ijijiji xD
    :D Espero el proximo capi :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja ya veremos...aunque no se...no lo veo yo muy de niños, se lo comerían vivo xDDDDD

      ¡Un besote y gracias por comentar!

      Eliminar